El señor del aire

Era el año 1976 cuando, en Santiago de Cali, un tal Carlos Salvador Bilardo insistía en que el juego a balón parado no era un capricho del reglamento, sino un partido dentro del partido que debía trabajarse como tal. Más de 30 años después, esa dimensión antes menospreciada de la competencia se ha convertido en la batalla decisiva para definir campeones. O campeón. Porque en Colombia, desde hace un lustro, la autoridad de los aires ha estado en manos del mismo soberano.

Russo en la leonera

Los rumores que anuncian el regreso del clásico capitalino a sus mejores días son ciertos. Pese a que las estrellas se hospedan en Cali, Barranquilla y Medellín, no hay rivalidad que conjugue mejor la bonanza actual del fútbol colombiano como lo hacen Santa Fe y Millonarios. Al igual que en el primer clásico del semestre, anoche reinó el ritmo alto, el talento individual y la competitividad.

La Libertad acucia de colmillo

El Deportivo Pasto consumó un primer semestre en el que alcanzó picos elevados de juego con el que acarició su máximo potencial, una impresión que transmitió desde el primer al último hombre, y cuyas relaciones explican cómo los muchos conceptos que engloban el juego estuvieron latentes en su propuesta, fuese el punto de vista en la cancha y/o el dibujo táctico por el que se optase.

Volcán sin magma, pero candidato

Anoche el Deportivo Pasto presentó su candidatura definitiva al título de la Liga Águila. El equipo de Flabio Torres ya había dejado bien claro que era uno de los que mejor jugaban al fútbol en el campeonato colombiano, pero entre ser revelación y candidato hay una línea a veces difusa en torneos de este estilo que solo cuando llegan las finales se puede cruzar con propiedad.

Yamilson y su nombre

El fútbol suele dar muchas oportunidades. Ni dos ni tres, sino muchísimas. Sea para reinventarse o simplemente para madurar, pero las da. El caso de Yamilson Rivera no es la excepción, ni por lo uno ni lo otro. Si había una piedra en medio del camino, caso de su carácter, que estaba frenando el transcurrir de su carrera futbolística, él ha decidido retirarla y seguir caminando.

Numerología: el tesoro está entre líneas

El fútbol es un deporte vivo, en constante transformación. La cultura táctica evoluciona, cambia, muta. No se juega igual en un país que en otro, ni en una década que en otra. El juego está sujeto a diversas dinámicas incluso de carácter social. Por ejemplo, las oleadas migratorias que tuvieron como destino Alemania

Sin pase interior

Santa Fe ganó. Es lo importante. El gol en las postrimerías de Mosquera marcó la diferencia en un encuentro que, aunque parejo, fue dominado de cabo a rabo por el león. El equipo de Costas, impreciso, con muchos problemas, fue superior, tampoco mucho, a un muy pobre Inter de Porto Alegre. A ambos conjuntos les pesó la importancia de la cita, quizá la altura también jugó algún papel en contra del nivel del partido. Al final el resultado fue justo para lo que se presenció.

Santa Fe fue mejor durante los noventa minutos

El partido empezó trabado y desde muy pronto desveló sus cartas. Santa Fe se apoderó del balón e Inter esperaba para tratar de colar contragolpes. Nunca pudo por el excelso control de las segundas jugadas que el equipo bogotano ha esgrimido durante todo el semestre. La red de seguridad santafereña ganaba los rebotes mientras que la pareja Roa-Torres templaba la posesión y trataba de avanzar sumando pases. Nunca pudieron asentar el balón en la frontal y eso mermó la calidad de los ataques locales que culminaban siempre con un centro. La calidad de Seijas en el toque lateral fue lo más peligroso que tuvo Santa Fe, y el partido, en el primer tiempo. El problema fundacional se encontraba en que aunque Roa y Torres sí superaban líneas, por delante del balón la respuesta era pobre: Páez y Morelo perdían balones por falta de técnica y de movimientos que les permitiera recibir con ventaja, y Omar Pérez se había reciclado por detrás de la línea de la pelota. Le faltaba ritmo para imponerse en tres cuartos de cancha y así poder sacar a relucir su fantástico pase interior. Sin su último toque, Santa Fe quedaba reducido a la intensidad de Seijas y a las proyecciones de los laterales. Era muy poco. Lo mismo pasaba en el Inter, que veía como D’Alessandro tampoco lograba recibir con ventaja y ejecutar con velocidad, quedándose entonces sin lanzador para el ‘Licha’ López. Esa fue la dinámica de la primera mitad.

El segundo tiempo no varió mucho hasta que Santa Fe comenzó a ganar cobros de estrategia. Ahí el pie de Pérez comenzó a sumar y llegaron las ocasiones. Costas aprovechó el subidón para cambiar a la pareja de delanteros. Yámilson Rivera y Miguel Borja sí agitaron con movimientos y mejores recepciones la defensa brasileña, inclinando el partido para Santa Fe. Sumaron ocasiones e incluso Pérez logró recibir con ventaja en la media luna y puso un balón de tres cuartos de gol para Borja. Inter trató de refugiarse, pero sería en vano. En el último suspiro del partido Omar Pérez justificaría su presencia en todo el encuentro con un centro-pase a la cabeza de Mosquera que terminó en gol. La vuelta en Porto Alegre se prevé peleada. El 1-0 no es un resultado seguro y de locales el equipo brasileño seguramente mejorará sus prestaciones. También habrá más espacios y el ’10’ argentino del león tendrá un contexto mejor para brillar. La llave sigue abierta.

Los últimos dos campeones

El partido que jugarán Nacional y Santa Fe en el Atanasio Girardot por la fecha 19 determinará el rumbo de ambos equipos en la Liga Águila. Por una parte, los verdolagas necesitan obtener una victoria que, además de clasificarlos a los playoffs, les devuelva la confianza perdida en los partidos frente a Equidad, Millonarios y Emelec. Por otra parte, los cardenales van en la búsqueda de un punto o más que asegure matemáticamente su participación en la parte final del torneo. Para ello, Costas lleva una nómina mixta que ya ha cosechado resultados positivos y actuaciones notables en los partidos que ha jugado en esta competición. A priori, y a pesar de que los dos últimos campeones no vayan con toda la artillería pesada, se espera que el duelo esté a la altura de lo que han sido los encuentros más recientes entre ambos equipos.

Nacional

Para este partido, el equipo antioqueño presentará algunas novedades con respecto al equipo que cayó en Manta. Luis Carlos Ruiz, Andrés Escobar, Alejandro Guerra y Yulián Mejía se cayeron de la convocatoria por lesión y Alexis Henríquez vuelve después de pasar una semana en el departamento médico. Así mismo aparecen como novedades Elkin Calle, Miller Mosquera, Diego Arias, Harrison Otálvaro y Jefferson Duque.

Se presume que el equipo va a intentar profundizar por banda a través de sus veloces extremos. El problema estará en que le lleguen balones limpios a los jugadores que Osorio elija para que ocupen esas posiciones. Allí es donde tendrá que aparecer un puente, alguien que facilite la circulación del balón y que rompa las líneas defensivas del rival. Entre los jugadores convocados, Otálvaro es el que puede cumplir con esta función. Si los envíos desde el centro llegan a su destino, él tiene que brindar apoyos para que el trabajo de sus compañeros no sea realizado en vano.

En defensa, los elegidos tendrán que ser bastante cuidadosos para que la velocidad de los delanteros cardenales no determine el rumbo del encuentro. Así mismo, la presión de los volantes sobre los pasadores rivales va a ser de vital importancia ya que si no es efectiva, dificultará la tarea de los centrales que por características, llevan todas las de perder.

Santa Fe

En el torneo doméstico, Santa Fe es el segundo equipo con menos goles recibidos. Las sensaciones dejadas por la defensa, en condiciones normales, son buenas. Meza, central habitual en los partidos más importantes, aparece en la convocatoria junto a Cummings y a Arrechea. En teoría, los zagueros cardenales no tendrían problemas en defender los ataques de un equipo que solo remató al arco 7 veces en los últimos 3 partidos. Los que tendrán que ser cuidadosos son los laterales. Los extremos de Nacional son muy veloces y hacen mucho daño. Cuando reciben a espaldas del jugador que los está marcando su equipo se hace más peligroso.

En el centro del campo habrá una lucha constante por recuperar y pasar el balón del modo más rápido. Si Santa Fe realiza una labor eficiente, Yamilson Rivera es el jugador adecuado para realizar el siguiente paso, que es transportar el balón eludiendo rivales. Esto se puede dar así para aprovechar el gran espacio que deja Nacional entrelíneas. Allí queda cara a cara con los defensores y puede acercarse al arco verdolaga.

Finalmente debe hablarse de la labor de los atacantes. Morelo no entró en la convocatoria pero sí lo hicieron Páez y Borja. Si realizan un buen trabajo pueden desacomodar a la defensa y cerrar el circuito que comenzó con la recuperación.