Ebullición Zapata

Segunda jornada de la fase de grupos de la Copa del Mundo sub-20, y la Selección Colombia, en cuanto a huellas, no mejoró mucho. El balón parecía quemar y sin ella no había cómo llegar. Era un choque de espacios donde Colombia, en menos de 40-50 metros, quería juntarse para no peligrar tras pérdida y sumar muchos toques. Alexis Zapata con su fogosidad e inquietud llevó a pasos de un Rugrats a la tricolor a portería rival. Era el único argumento. Nadie acompañó con constancia