El Cali congeló el tiempo

El Deportivo Cali dio con la clave. Entre todos los partidos posibles, el que eligió jugar ayer fue, sin lugar a dudas, el que más daño le hace a Santa Fe. Con esta convicción, los dirigidos por Gerardo Pelusso afrontaron el encuentro por los cuartos de final de la Sudamericana dispuestos de principio a fin a incomodar al local, aunque aquello les costara resignar sus aspiraciones ofensivas.

Sand en tu mente

En uno de esos partidos que revalidan cualquier propósito u objetivo para la temporada, el Deportivo Cali logró la clasificación a cuartos de final de Copa Sudamericana. Tácticamente, el partido será un antes y un después para Gerardo Pelusso. Y lo será porque, contra todo pronóstico y contra lo visto en la práctica, la fusión entre Benedetti y Macnelly, primera vez inicialistas juntos en el semestre, está lejos de fluir o de encontrar la conexión deseada.

Siembra vientos y recogerás tempestades

Siembra vientos y recogerás tempestades”, dijo Patricia Lara. Héctor Cárdenas sopló y sopló para apagar la crisis del Deportivo Cali hasta que, finalmente, su angustia se hizo huracán. Y se lo llevó. Esbozó incontables salidas tácticas, de mayor o menor éxito, pero no atendió a su debido tiempo a ciertos problemas de raíz: la falta de convicción, energía y contagio en su equipo.

Calidad en las áreas

El sello distintivo de la carrera de Julio Comesaña como entrenador ha sido, y lo sigue siendo, entregarse al talento sin término ni condición. Así labró uno de los grandes equipos de nuestra historia, y así lo quiso anoche en el Metropolitano. Con Víctor Cantillo, Yimmi Chará, Teófilo Gutiérrez y esta vez Jarlan Barrera, Atlético Junior dispuso de un equipo artístico de cabo a rabo.