Como una calle de Buenos Aires

El fútbol y sus distintas corrientes ideológicas van fluctuando por todo el mundo. El pensamiento Bianchista huele a Sacchismo. Que solo sea una referencia, porque todos sabemos que la conformación de un equipo está subyugada a la mezcla entre los jugadores y el entrenador. Parece una ecuación simple, pero congeniar ideas y piel, y sangre

La alargada sombra de Carlos Valderrama

El recambio ya había empezado en la Copa América de 1995, pero la presencia de Valderrama, Higuita, Álvarez, Rincón o Asprilla hacían que la selección siguiera pivotando sobre la misma base del fabuloso equipo de Francisco Maturana. ‘Bolillo’ Gómez, aunque mano derecha de ‘Pacho’, veía el fútbol de una manera diferente.