Exhibición

Atlético Nacional venció 4-0 a Libertad y clasificó como líder de su grupo a los octavos de final de la Copa Libertadores. El elenco verdiblanco ofreció una exhibición que lo llena de confianza de cara a lo que se viene en los dos torneos que enfrenta. De este encuentro debe destacarse el nivel mostrado por Luis Carlos Ruiz, Yulián Mejía, Alejandro Bernal y Farid Díaz.

La idea de Nacional era clara. En el encuentro en que se enfrentaron estos dos equipos por la primera fecha del grupo, los dirigidos por Osorio habían hecho daño con los balones a espaldas de los laterales. Para este partido, los volantes centrales, Farid Díaz y Alejandro Bernal, buscaron a Copete pero no tuvieron éxito en los primeros minutos. La situación cambió cuando probaron por la derecha donde aparecía Orlando Berrío. Allí el cartagenero fue superior y se hizo incontenible. Si no mandaba un centro venenoso, se asociaba con Ruiz y Mejía que se acercaban a ayudarlo. Su velocidad y su precisión a la hora de enviar el balón al área causaron estragos en la defensa gumarela.

El gol fue una jugada que comenzó Bernal, hilvanó Berrío, asistió Ruiz y definió Mejía

A Hernán Rodrigo López y a Santiago Tréllez no les estaba llegando el esférico. Molinas no repartía bien y sus compañeros caían ante la efectiva presión verdolaga. Así mismo, Benítez estaba siendo superado por Berrío. Bareiro y González no pesaban en el encuentro. Fue por esto que cuando llegó el primer gol de Atlético Nacional, Libertad se derrumbó. El equipo cedió y acentuó las virtudes de un rival.

Para la segunda mitad el equipo paraguayo adelantó líneas y eso lo aprovecho Nacional en 7 minutos, específicamente Luis Carlos Ruiz. Primero, el delantero aprovechó la pasividad de la defensa para acomodarse y sacar un remate que Muñoz no pudo detener. Luego cobró un mal movimiento en salida de la defensa, recibió un pase de Yulián Mejía y colgó al portero rival. El 3-0 era contundente y Libertad nunca reaccionó. Más adelante Copete anotó el 4-0 y cerró el marcador a favor de los colombianos.

Ruiz lleva 4 goles en la Copa

El partido deja varias conclusiones que son importantes para analizar lo que puede hacer o dejar de hacer Nacional en lo que queda del semestre. La primera es el nuevo rol de Farid Díaz. El codacense lleva dos partidos en los que ha mostrado un rendimiento bastante notable como volante central. Su buen pie y el desgaste que puede hacer en un partido lo ponen en una posición muy seria para pelear el puesto en los encuentros importantes que van a tener los verdolagas en lo que queda de semestre. Lo segundo es la regularidad de Yulián Mejía. El otrora jugador de Medellín está preciso y se está moviendo bien. Él es el eje del juego interior del equipo, por sus pies debe pasar el balón cuando el equipo ataca por la zona central. Él filtra y distribuye. Lo tercero es la importante labor de Luis Carlos Ruiz dentro de la cancha. El samario pivotea, encara y corre durante los 90 minutos. También abre espacios, desacomoda a la defensa y se asocia bien. Le sienta bien a su equipo y frente a Libertad fue la figura. En definitiva, si los jugadores tienen un buen rendimiento, Nacional puede exhibirse de nuevo este semestre. Por ahora el cuadro antioqueño debe esperar rival en el torneo continental.

La tranquilidad que da un buen resultado

El modelo 2015 de Atlético Nacional todavía está en formación. Frente a Libertad, en el estadio Nicolás Leoz, quedó evidenciado esto, a pesar del empate que sacó el grupo dirigido por Juan Carlos Osorio. Los goles del equipo colombiano los anotaron Pablo Zeballos y Luis Carlos Ruiz, este último de penalti.

En los primeros minutos de partido, Libertad ejerció presión sobre la salida de Nacional y lo complicó en las primeras jugadas del partido. Sin embargo, un pase de Yulián Mejía para Jonathan Copete que apareció a espaldas de Moreira, el lateral derecho del rival, terminó en un pase para Pablo Zeballos que acomodó bien su cuerpo, remató y anotó el 0-1 al minuto 5.

Es el tercer gol de Zeballos con la camiseta de Atlético Nacional

Desde ese momento, el elenco verdolaga siguió buscando a Copete por medio de pelotazos lanzados por Mejía y por Bocanegra. El extremo izquierdo, durante esos primeros minutos, incomodó bastante a Moreira que no estaba moviéndose a tiempo y, como consecuencia, siempre le ganaba y desboradaba. Con el paso de los minutos, el lateral supo reducir la influencia de Jonathan en el encuentro y por consiguiente disminuyó el peso ofensivo de Nacional.

En este contexto, Libertad comenzó a aprovechar las falencias defensivas del rival. En primer lugar, la presión efectuada por los delanteros terminaba con la pérdida del balón en zonas de compromiso. Luego, los defensas no estaban en su mejor encuentro y sus movimientos como línea no estaban sincronizados, razón por la que Rodrigo López y Santiago Tréllez recibían muy cerca del arco de Armani, con suficiente espacio para hacer daño. En una jugada de estas se generó el tiro de esquina en el que se marcó el empate.

El penalti, que terminó en el segundo gol de Libertad, se dio por una mano en una jugada de balón aéreo

Durante la segunda mitad, el rendimiento del equipo fue más eficaz en la medida en la que los envíos de Molinas desde el centro del campo ya no estaban generando tanto peligro. Esto, por el contrario, no significó que la presencia ofensiva de Nacional haya sido continua o eficiente. Sin embargo, un envío largo desde el centro del campo, por parte de Daniel Bocanegra, para Jonathan Copete, que volvió a ganarle a Moreira, terminó en falta del defensor y en penalti a favor del conjunto colombiano.

Desde que Nacional empató, el partido decayó. La entrada de Sebastián Pérez por Juan David Valencia le dio más control a un equipo que no había tenido el balón en terreno rival. Esto se dio porque el recién ingresado se ubicó en el centro del campo y le permitió a Yulián Mejía soltarse más para poder influir más en el encuentro. En efecto funcionó y, a pesar de que su equipo no fuera muy profundo, alejó a Libertad de la portería de Armani e incluso generó una falta que terminó en un balón que golpeó el palo de la portería gumarela.

Faltando 14 minutos salió Mejía y Nacional perdió el control del balón

Al final, Nacional sacó un empate de Asunción sin haber jugado bien. El proceso de reinvención del equipo de Juan Carlos Osorio todavía sigue en camino. Para el entrenador es fundamental que sus dirigidos saquen buenos resultados mientras su nueva idea se consolida. Por ahora el futuro futbolístico de Nacional es una incertidumbre pero con buenas resultados, hay más tranquilidad a la hora de planificar.