Ricaurte es la pregunta

Independiente Medellín y Millonarios no jugaron un partido determinante en sus aspiraciones ni mucho menos, pero no por esto la atención dejó de estar puesta en el Atanasio Girardot. Al final las expectativas estuvieron justificadas, pues, a falta de rodaje colectivo en ambos casos (apenas normal para el inicio de temporada), poderosos y embajadores dieron muestra de ciertas individualidades que seguramente guiarán su camino en adelante.

Russo en la leonera

Los rumores que anuncian el regreso del clásico capitalino a sus mejores días son ciertos. Pese a que las estrellas se hospedan en Cali, Barranquilla y Medellín, no hay rivalidad que conjugue mejor la bonanza actual del fútbol colombiano como lo hacen Santa Fe y Millonarios. Al igual que en el primer clásico del semestre, anoche reinó el ritmo alto, el talento individual y la competitividad.

Jarlan en su gran noche

En un choque de titanes, Junior y Millonarios medían fuerzas tras el 0-0 de la ida en Bogotá por cuartos de final de Copa Colombia. Un empate que no sólo dejó la eliminatoria abiertísima, sino que también dejó a la espera los mejores 90 minutos por presenciar. Tanto los dirigidos por Comesaña como por Russo afrontaron la competición como la grandísima oportunidad que es: un cupo a la Copa Libertadores en el caso de salir campeón.

El sello de Russo

La tempestad determinó el rumbo del partido entre Millonarios y Equidad. El miércoles el encuentro inició en medio de un aguacero en el que los equipos intentaron proponer el fútbol que la cancha les permitiera, mientras que este jueves, en un campo de juego que mostró estar en condiciones óptimas, Miguel Ángel Russo siguió consolidando una idea de juego que dará mucho de que hablar en Colombia este año.