Como tiburón en el agua

De repente nada estaba en su lugar. De repente la trama había desviado su curso lógico, a la manera del mejor teatro del absurdo, y Julio Comesaña, que anhela la Copa Sudamericana como ninguno, fue el dramaturgo estelar. La antilógica del uruguayo imperó en El Campín: Santa Fe fue preso de una presión alta y Atlético Junior impuso el ritmo en la altura bogotana como pocas veces se ha atrevido

Jardín sin flores

Quien atraviesa el jardín llega más rápido, pero pisa las flores. Miguel Ángel Russo, preso de la mala racha de Millonarios en Bogotá, y que amenaza con invadir por completo la moral azul, decidió cortar camino de cara al gol y atacar, ante el Junior de Julio Comesaña, con tres delanteros puros, con las características propias que los diferencian, pero delanteros al fin y al cabo

Se fue Quintero y se fue el DIM

No cabe duda de que es apresurado esperar del Independiente Medellín una mejora notable en su primer partido post-Juan José Peláez y con un cuerpo técnico interino. Dicho esto, el rojo de la montaña es hoy el que mayores dudas deja entre los equipos llamados a comandar la liga colombiana. Su fútbol no encuentra luces ni en defensa ni en ataque, y su arribo a la final de la Copa Águila resulta un premio bastante generoso.

Las dos caras de Cantillo

El equipo ideal no siempre es el resultado de la suma de futbolistas jugando en su mejor posición, sino jugando ahí donde su equipo más los necesita. Por estos días Atlético Junior tiene ante sí este mismo dilema con Víctor Cantillo. Del fútbol del magdalenense no caben dudas: es, sin temor a exagerar, el centrocampista de mayor impacto en la Liga. La cuestión por resolver para el Junior está en su posición: ¿Cantillo donde mejor rinde o Cantillo donde más se necesita?

Jarlan en su gran noche

En un choque de titanes, Junior y Millonarios medían fuerzas tras el 0-0 de la ida en Bogotá por cuartos de final de Copa Colombia. Un empate que no sólo dejó la eliminatoria abiertísima, sino que también dejó a la espera los mejores 90 minutos por presenciar. Tanto los dirigidos por Comesaña como por Russo afrontaron la competición como la grandísima oportunidad que es: un cupo a la Copa Libertadores en el caso de salir campeón.