A mediados de un camino sin sueños

La Copa América de Venezuela en 2007 fue para la Selección Colombia la de recibir nueve goles en los dos primeros partidos del torneo y por consiguiente tener que hacer las maletas e irse a casa tras 180 minutos de escaso fútbol tricolor. Fue una caída cuyo impacto psicológico llegó a parecer irreversible. Fue el crack del 07.

La alargada sombra de Carlos Valderrama

El recambio ya había empezado en la Copa América de 1995, pero la presencia de Valderrama, Higuita, Álvarez, Rincón o Asprilla hacían que la selección siguiera pivotando sobre la misma base del fabuloso equipo de Francisco Maturana. ‘Bolillo’ Gómez, aunque mano derecha de ‘Pacho’, veía el fútbol de una manera diferente.