Historia de dos partidos

Esta es la historia de dos partidos. Uno llegó a jugarse tan sólo unos minutos, terminado por la circunstancia y el devenir del fútbol. Y el otro empezó de ahí en adelante. En los dos partidos, el eje del juego de Millonarios fue un rombo; la diferencia fue su vértice. El centro del campo azul incluyó tres mediocampistas, y en el primer partido el que completaba la figura era el delantero, Roberto Ovelar, que se unía desde el balón y el apoyo