Fecha 17: El grupo de aspirantes se reduce

Deportes Tolima y Tigres prácticamente sellaron su eliminación de los playoffs finales en la fecha pasada. En este contexto, los equipos que todavía siguen luchando por los seis cupos que quedan para la siguiente ronda del torneo son América, Cali, Pasto, Santa Fe, Jaguares, Millonarios, Alianza Petrolera, Atlético Bucaramanga, Patriotas y Equidad, salvo alguna sorpresa.

El sello de Russo

La tempestad determinó el rumbo del partido entre Millonarios y Equidad. El miércoles el encuentro inició en medio de un aguacero en el que los equipos intentaron proponer el fútbol que la cancha les permitiera, mientras que este jueves, en un campo de juego que mostró estar en condiciones óptimas, Miguel Ángel Russo siguió consolidando una idea de juego que dará mucho de que hablar en Colombia este año.

Primavera de canteranos

Bendito fue el día en que los ojos se postraron sobre esa máquina productora de recursos de altísima calidad llamada cantera. No había que importar ni mirar hacia comarcas nacionales para buscar alguna solución hecha jugador. Fernando Pecoso Castro, como mínimo, requiere acompañar a cada efectivo canterano. Estos emergen a tan alta presión que cuando deben jugar, mostrarse, decidir y algo más, lo toman como asunto de cotidianidad. Natural.

No obstante, es cierto que al Deportivo Cali le cuesta mucho poner la primera marcha en el inicio de cada campeonato. La idea, que en este caso ya está creada y con detalles, siempre necesita de un par de partidos para florecer y no dejar de dar frutos. Contra Equidad, y en muchos momentos del juego, se percibieron desajustes defensivos que el conjunto de Santiago Escobar no terminó de ver por la ansiedad a la hora de finalizar las jugadas. Siempre estuvieron cerca y acechando el gol, pues hicieron más por el partido, pero un paso previo errático les impedía vulnerar a Hernández.

Equidad dominó la pelota, pero su efectividad fue muy baja

Tanto Villota como Restrepo y Barreto hicieron del balón su juguete de mano. Lo movían con plena comodidad y velocidad. Añadido a ello, los movimientos de Jean Carlo Blanco proporcionaban explosión y espacios que –como se dijo antes– no tenían el destino final por la mala elección en el último tramo tan importante y decisivo de las acciones. El golpe de contundencia no lo podían dar y en esas apareció la silueta de Preciado delineada por Candelo para decir presente y subirse en el marcador. Eso sí, en el tablero se dibujó un 1-1 antes del descanso por un gol en contra de Nasuti. Paridad que coincidía con el rendimiento visto.

La igualdad refrescó a los aseguradores, que para el segundo tiempo fueron propositivos, llevaron a cabo una presión ardua con Leudo como abanderado y superaron de entrada al Deportivo Cali. El juego de Equidad aqueja una dolencia ya familiar: incapacidad para dar la estocada al buen juego que ejecuta. Con un Villota tan participativo, Equidad aseguraba tenencia y control; además de una administración plagada de talento. Su retiro del gramado terminó con el martirio para el conjunto verdiblanco que, para el remate del partido, hizo mucho mejor las cosas gracias a la solidez y seguridad que sumó al ser Mera el lateral izquierdo.

Cuando todo parecía quedar en tablas vino una realización canterana de inicio a fin para sentenciar el partido en los pies de Nicolás Benedetti. El joven volante resolvió con suma tranquilidad, simpleza y calidad al palo más lejano de Bonilla y puso el empaque de triunfo a un partido complicado. Momento majestuoso que ratifica el poder de unas fuerzas básicas que ya dieron fruto y seguro adornarán el camino con su esplendor.

Desorden defensivo

Cuando las transiciones de ataque a defensa de un equipo son lentas, este es más vulnerable. Al rival solo le basta con correr un poco para encontrarlos mal parados y hacerles daño. Esto fue lo que pasó en el encuentro entre Millonarios y La Equidad en el Estadio El Campín. Los aseguradores no ganaron el partido porque erraron varias oportunidades claras que tuvieron para superar al portero Nicolás Vikonis. La tendencia que rige la defensa de los embajadores, en este momento, es la del error y eso se ha evidenciado en los últimos encuentros.

Millonarios ha hecho 1 de los últimos 9 puntos posibles en Liga

A Fabián Vargas le cuesta sostener la mitad del campo. Los jugadores que, en teoría, debieron apoyarlo más en esta labor son David Silva y Javier Reina. Sin embargo, su vocación defensiva es mínima, razón por la cual el exjugador del Almería queda comprometido en la mayoría de contraataques rivales. A esto hay que sumarle que Deiver Machado no volvió rápido a retomar su posición en la defensa, en la mayoría de ocasiones. Como consecuencia, el peruano Pando y el mexicano Tavares, acompañados por Jean Carlos Blanco y por el otro volante- primero Stalin Motta y luego Juan Sebastián Villota-, superaron en número a los defensores azules y quedaron mano a mano con Vikonis en varias ocasiones.

La imagen que dejó Millonarios, en definitiva, fue la de un conjunto que no funciona ni en defensa ni en ataque. Los dirgidos por Lunari retroceden mal y tienen problemas de creación. A su vez, La Equidad tampoco ha encontrado su mejor forma y los resultados lo evidencian. En este encuentro, los embajadores les empataron por no aprovechar las oportunidades que generaron. Los números son claros y el elenco asegurador solo acumula 5 puntos de 24 posibles. El equipo de Sachi Escobar se empieza a quedar relegado en la lucha por la clasificación a la fase final de la Liga Águila.