El pizarrón cree que está maldito

Seguramente escondido en un rincón de las instalaciones del otrora pentacampeón del fútbol colombiano se encuentra un pizarrón. «¿Por qué se esconde?», seguramente se preguntarán. La razón no es otra que el agotamiento. Por tres años y medio, que se prolongarán a cuatro, este pizarrón ha sido lugar de miles o tal vez millares de ideas todas en busca de un mismo fin, ascender a uno de los equipos más grandes del fútbol colombiano