Bogotá en pie



 Dos equipos trabajados. Santa Fe con más fuelle por una simple cuestión de tiempo de trabajo, pero un Millonarios contestón promete dar batalla. Van a ser protagonistas del torneo sin duda, y competirán por él, pues parecen hechos el uno para el otro, tienen lo que al otro le hace daño y saben ejecutarlo. Habrá Clásicos. Y muy, muy buenos.

El Torneo de pretemporada que recién termina sirvió de confirmación para ciertas cosas que habíamos dejado diluir en lo espeso que resultó el segundo semestre de 2018 para los equipos de la capital.

Ballet azul

Anoche el Pascual Guerrero alojó la semifinal de la Liga Águila y Miguel Ángel Russo la afrontó como tal. El entrenador argentino supo que, a la hora de pasar al ataque, el América no apela a otro recurso que buscar con lanzamientos a Cristian Martínez Borja. Así las cosas, Russo envió a uno de sus hombres más altos, el central Matías de los Santos, ahí donde Martínez Borja suele iniciar las transiciones ofensivas: el mediocampo.

Silva a falta de Mosquera

En la primera llave de playoffs de los cuartos de final de la Liga Águila II, La Equidad y Millonarios igualaron a un tanto en Techo. Con los de Russo sumergidos en una dinámica inmejorable, pues venían acompañando con justicia futbolística los resultados de la segunda mitad de la fase regular, vieron a los ojos a una Equidad hecha y derecha en su objetivo de ser la gran revelación de la Liga colombiana.

Russo en la leonera

Los rumores que anuncian el regreso del clásico capitalino a sus mejores días son ciertos. Pese a que las estrellas se hospedan en Cali, Barranquilla y Medellín, no hay rivalidad que conjugue mejor la bonanza actual del fútbol colombiano como lo hacen Santa Fe y Millonarios. Al igual que en el primer clásico del semestre, anoche reinó el ritmo alto, el talento individual y la competitividad.