Simpatía por el diablo

Las primeras palabras de Jorge da Silva como entrenador escarlata fueron una promesa: el América de Cali no descenderá. A falta de dos fechas, la promesa parece cumplirse, sobre todo, por una increíble cuota de fortuna. Esto porque la llegada del ‘Polilla’ coincidió con el pinchazo del sólido Tigres, la turbulencia del consistente Jaguares y toda suerte de resultados favorables.

Elkin rojo

Hernán Torres no esconde su nostalgia ni en su rostro ni en el fútbol que imprime en sus equipos. Su memoria está invadida de recuerdos de los 90, aquellos años donde fantaseaba con algún día ser entrenador mientras era testigo de la generación del ‘boom’ del fútbol colombiano. Ahora que viste de chándal, sus equipos no pierden oportunidad para hacer referencia a aquel fútbol mágico noventero

Mirar el diablo a la cara

El diablo tiene muchos trajes, pero solo se oculta tras un rostro. Sus dos perfiles oscilan entre la incertidumbre y el gozo. Es un equipo de crujiente madera en la salida del balón, pero de firme mármol una vez supera esta fase del juego. El atasco inicial para empezar jugando que le produjo el Deportes Tolima hizo que Carlos Lizarazo fuera el encargado de iniciar las jugadas