Daniel Muñoz, un lateral diferente

Los laterales, no es ningún secreto, son motores ofensivos de una importancia incuestionable en el fútbol contemporáneo. Síntoma de todo esto es que estamos viviendo una época en la que a los laterales se les pide más peso creativo, más implicación en el juego y más calidad individual que nunca. Pero esto va más allá de haberle dado por completo la vuelta a aquello de que “los laterales primero deben defender y luego atacar”.

Los laterales cafeteros del mañana

Hubo una época en que los laterales de la tricolor eran el corazón del juego. Es decir, no eran ni marcadores de punta al uso, enfocados estrictamente a labores defensivas, ni extranjeros en la banda relegados a relacionarse con el juego exclusivamente por su despliegue físico. Por el contrario, esta generación exótica se hizo con un papel preponderante en la gestión.