Como tiburón en el agua

De repente nada estaba en su lugar. De repente la trama había desviado su curso lógico, a la manera del mejor teatro del absurdo, y Julio Comesaña, que anhela la Copa Sudamericana como ninguno, fue el dramaturgo estelar. La antilógica del uruguayo imperó en El Campín: Santa Fe fue preso de una presión alta y Atlético Junior impuso el ritmo en la altura bogotana como pocas veces se ha atrevido

Sin defensa para Piedrahita y Díaz

Sebastián Beccacece visitaba Barranquilla con una de las propuestas —sin importar la calidad en líneas generales— que más agrada en estos momentos en Sudamérica desde el pase y la organización colectiva en torno a la pelota. Y el choque que les citó anoche en el Metropolitano dejó muchas cosas para analizar. El conjunto rojiblanco adaptó su versión del día a día, más controladora y propositiva, ante la ausencia de un peso pesado como lo es Jarlan Barrera.

El Cali congeló el tiempo

El Deportivo Cali dio con la clave. Entre todos los partidos posibles, el que eligió jugar ayer fue, sin lugar a dudas, el que más daño le hace a Santa Fe. Con esta convicción, los dirigidos por Gerardo Pelusso afrontaron el encuentro por los cuartos de final de la Sudamericana dispuestos de principio a fin a incomodar al local, aunque aquello les costara resignar sus aspiraciones ofensivas.

Sand en tu mente

En uno de esos partidos que revalidan cualquier propósito u objetivo para la temporada, el Deportivo Cali logró la clasificación a cuartos de final de Copa Sudamericana. Tácticamente, el partido será un antes y un después para Gerardo Pelusso. Y lo será porque, contra todo pronóstico y contra lo visto en la práctica, la fusión entre Benedetti y Macnelly, primera vez inicialistas juntos en el semestre, está lejos de fluir o de encontrar la conexión deseada.