Cuéllar en el Metropolitano

Precipitado por el reto y acongojado por el cronómetro, Atlético Junior no pudo obrar anoche la tan anhelada remontada internacional. Luego de vivir, pese a la derrota, unos grandes 90 minutos en la ida, donde mezcló intención con carácter, ayer el conjunto de Julio Comesaña, tanto desde la forma como desde el fondo, no estuvo un ápice de cerca de copiar lo hecho en Brasil.

La relajación de Comesaña

Del mismo modo que se habla, con justas razones, de un Atlético Junior arrollador y dominante en condición de local cuando junta por zonas interiores a Teófilo Gutiérrez y Yimmi Chará, cuando aplica el concepto de presión tras pérdida y cuando hace de la posesión un arma de doble filo para el rival, peligrosa y desesperante, el equipo dirigido por Julio Comesaña completó en la noche de ayer

Lo que esconde la fe

Si el fútbol fuera exclusivamente una cuestión de fe, Santa Fe lo ganaría todo. La llegada de Omar Pérez en 2009 fue el primer hervor en la sangre de un equipo destinado a forjar una voluntad irreductible. Un corazón espartano. Los fieles santafereños no tardaron en conmoverse con aquel equipo que jugaba como si fuera uno de ellos, y vigorizaron el aliento de sus guerreros. Como en los viejos tiempos. “¡Y dale, y dale, y dale, rojo, dale!”.