Bogotá en pie



 Dos equipos trabajados. Santa Fe con más fuelle por una simple cuestión de tiempo de trabajo, pero un Millonarios contestón promete dar batalla. Van a ser protagonistas del torneo sin duda, y competirán por él, pues parecen hechos el uno para el otro, tienen lo que al otro le hace daño y saben ejecutarlo. Habrá Clásicos. Y muy, muy buenos.

El Torneo de pretemporada que recién termina sirvió de confirmación para ciertas cosas que habíamos dejado diluir en lo espeso que resultó el segundo semestre de 2018 para los equipos de la capital.

Calidad en las áreas

El sello distintivo de la carrera de Julio Comesaña como entrenador ha sido, y lo sigue siendo, entregarse al talento sin término ni condición. Así labró uno de los grandes equipos de nuestra historia, y así lo quiso anoche en el Metropolitano. Con Víctor Cantillo, Yimmi Chará, Teófilo Gutiérrez y esta vez Jarlan Barrera, Atlético Junior dispuso de un equipo artístico de cabo a rabo.

Roa individualmente

En un encuentro de pocas novedades de inicio, el Deportivo Cali sumó su segunda victoria al hilo y se acercó al grupo de los ocho de la Liga Águila. En un primer tiempo igualado por el bajo ritmo y la timidez constatada en ambos conjuntos con la posesión, pero tácticamente favorable a los de Jaime De la Pava por planeación y realización, la gran noticia azucarera recayó en Andrés Felipe Roa, fundamental en la obtención del triunfo como factor técnico.

Lo que Cárdenas desestima

Después de un semestre culminado con el subcampeonato liguero y un mercado de pases no menos ilusionante, el Deportivo Cali ocupa la 12º segunda plaza de la clasificación con cuatro puntos en cuatro jornadas. Además, aún no tiene asegurado su andar a la siguiente ronda de la Copa Sudamericana y, por supuesto, está en la obligación de salir a ganar en Barranquilla para eliminar a Junior por los 16vos de final.

Palmaseca jugó

Para el Estadio Monumental de Palmaseca alojar una final de Liga no será ninguna novedad. Ya en 2015, cuando Fernando Castro dio vida al inolvidable ‘Kinder’, la nueva cancha del Deportivo Cali se estrenó en la senda de las grandes historias. Y en la senda de la identidad, porque en Colombia ninguna grada celebra una forma de ganar –la de valerse del talento de la casa– como la verdiblanca

Resaca en San Fernando

A finales de la década de los 60, Don Upo, genio inmortal de la crónica roja y de quien Belisario Betancur dijo que “era una escuela ambulante de periodismo”, publicó su habitual cuartilla y media en el periódico El Colombiano de Medellín narrando un trágico crimen en Puerto Berrío, donde una mujer envuelta en cólera dio muerte a su pareja. “Ya te maté, bien mío, ¿ahora qué será mi vida sin ti?” la tituló

Del puente para acá está Cali

Que Luis Manuel Orejuela y Yonatan Murillo jueguen en la misma posición y defiendan los mismos colores que en su momento vestían Frank Fabra y Yerson Candelo no es mera casualidad. El ADN en la posición de lateral del Deportivo Cali está siempre ahí, dispuesto a ser clonado. Los descendientes de la demarcación están hechos de la misma fibra, y esta vez los herederos son los Orejuela y Murillo.