Daniel Torres vs Once Caldas

(…) El portento físico de Daniel Torres está al servicio de una inteligencia sobresaliente. Hablamos de un jugador con una disciplina defensiva digna de cualquier elogio. Es muy rara la ocasión en que un ataque rival lo encuentra mal parado. Si no está formando la primera línea del medio, está cumpliendo con alguna cobertura necesaria. Y así como aguanta bien al rival, también sabe irlo a buscar. No le falta atrevimiento para secundar presiones altas y, en ocasiones, muestra cierta vocación para el anticipo.

*Extracto del artículo El ancla de Leonel.

Gustavo Cuéllar vs Cúcuta Deportivo

(…) No obstante, es necesario resaltar que la mayor capacidad de Cuéllar pudiera ser su velocidad mental. El pelirrojo percibe la jugada una fracción minúscula de segundos antes que el resto; y esto marca tremendas diferencias. Cuando un contrario se acerca a presionarlo, él elude porque ya lo ha visto; cuando otro se interpone en el camino del balón, Cuéllar traza otra vía porque ya lo ha presenciado. Al generar enlaces interiores, o al disparar paredes, su orientación, su intención y su anticipación voraz demuestran un conocimiento previo de lo que ocurre en el presente cronológico. Es clarividencia, de algún tipo. Incluso, al defender, Cuéllar tiene una facilidad singular para determinar la trayectoria del balón o del contrario sin exponer su conocimiento, que le genera ventajas enormes al robar.

*Extracto del artículo Tiempo-espacio reducido.

Teófilo Gutiérrez vs Brasil

(…) Teo, en su condición de vínculo fragmentado, es en todo sentido un concepto íntegro e impenetrable: A la misma vez el joven resguardado por las pandillas del barrio La Chinita, y el hombre callado de los pases sensibles. Un futbolista en llanto. El niño que, según su padre, “prefería el balón que la teta”. Teo es fútbol, del puro; y por lo tanto, una ecuación cambiante, en constante búsqueda un ‘algo’ grande y esquivo, mientras su hinchada, universal y privada, halla en él un elusivo eslabón.*

*Extracto del artículo Fútbol Difuminado.

Jeison Murillo vs Brasil

(…) Para las pretensiones de Pékerman del buen trato del balón y que todo el juego empiece con un primer pase limpio a un primer apoyo clarividente, el barranquillero es ideal. Posee una salida con balón bastante elegante, como también entiende el juego desde el primer toque para evacuar presiones y no rifar fácilmente el esférico con envíos largos o pases exigidos. Sus pases largos vienen con un exposímetro en el pack. Sin embargo, por momentos, se llena de confianza y se fía mínimamente de la presión rival.

Otro punto alto viene de la identificación de jugar a campo abierto o cerrado. En campo abierto, sin ser rapidísimo, es inteligente para correr hacia su arco y se caracteriza por ser un central corrector y que cubre la zona con el eje corporal, mas no al jugador con el balón. En campo cerrado es donde más cómodo se siente, porque no tiene que ir sobre el ritmo impuesto por el rival, y fácilmente, se impone en su mejor faceta: el uno contra uno. Es un central más estático que prodigio del anticipo.*

*Extracto del artículo Mandamás Murillo.

Sherman Cárdenas vs Newell’s

Esta sección del especial de Juan Carlos Osorio en El Dorado consiste en analizar a un futbolista por día, entre ellos Sherman Cárdenas, en el que se ha frecuentado una evolución en la etapa del entrenador risaraldense como máximo artífice del dominio verdolaga en clave fútbol colombiano. Sherman Cárdenas de interior profundo vs. Newell’s Old Boys.