‘El Viejo Willy’

Las selecciones juveniles de Bilardo nos descubrieron a Carlos Valderrama siendo todavía un adolescente en un fútbol sin divisiones inferiores, academias o canteras de clubes. ‘El Pibe’ es, de forma oficiosa, el futbolista colombiano más importante de todos los tiempos. Bandera inmortal del fútbol colombiano que irrumpió con carisma y calidad a finales de la década de los 80’s y principios de los 90’s.

Como una calle de Buenos Aires

El fútbol y sus distintas corrientes ideológicas van fluctuando por todo el mundo. El pensamiento Bianchista huele a Sacchismo. Que solo sea una referencia, porque todos sabemos que la conformación de un equipo está subyugada a la mezcla entre los jugadores y el entrenador. Parece una ecuación simple, pero congeniar ideas y piel, y sangre

A mediados de un camino sin sueños

La Copa América de Venezuela en 2007 fue para la Selección Colombia la de recibir nueve goles en los dos primeros partidos del torneo y por consiguiente tener que hacer las maletas e irse a casa tras 180 minutos de escaso fútbol tricolor. Fue una caída cuyo impacto psicológico llegó a parecer irreversible. Fue el crack del 07.

La alargada sombra de Carlos Valderrama

El recambio ya había empezado en la Copa América de 1995, pero la presencia de Valderrama, Higuita, Álvarez, Rincón o Asprilla hacían que la selección siguiera pivotando sobre la misma base del fabuloso equipo de Francisco Maturana. ‘Bolillo’ Gómez, aunque mano derecha de ‘Pacho’, veía el fútbol de una manera diferente.

De Ortiz a Valderrama

Cali, 1985. Colombia había quedado tercera en su grupo, conformado por Argentina, Perú y Venezuela, en las eliminatorias para el Mundial de 1986, y por lo tanto debía jugar un play-off de repechaje que lo emparejó con Paraguay en la semifinal y que, de ganar, lo llevaría jugarse una plaza en el Mundial ante el ganador de la llave entre Chile y Perú.