Ser del América según Mauricio Bermúdez

Aquel 17 de diciembre de 2011, la historia del América de Cali se partió en dos. El reto más grande para el club, incluso mayor que las cuatro gestas libertadoras, consistió en bajar a los infiernos y salir de allí lo más pronto posible. Cachetada tras cachetada, el gran diablo resistió, luchó y regresó al lugar que siempre le perteneció. Dicho objetivo no lo hubiera podido alcanzar solo, sus hinchas jugaron un papel fundamental.