Gerardo Pelusso salió del Clásico vallecaucano con una victoria que tuvo a Carlos Carbonero como protagonista y a sus laterales como aportación más destacable. Sin vértices en su mediocampo (por varios pasajes, un 4-4-2 extremadamente lineal) y dos bandas a pie natural, el Deportivo Cali buscó en la simetría de su dibujo la cuota extra de sus laterales, pues en roles tan diferentes como complementarios, Juan Camilo Angulo y Darwin Andrade fueron importantísimos asumiendo una gran responsabilidad en el juego de su equipo.

Pelusso cuenta con dos laterales con personalidad y temple

A modo introductorio y recordatorio, debe apuntarse la importancia sabida que tuvo Carbonero en un sistema que carecía de determinadas jugadas que dieran forma a la ofensiva del Cali. Desde el 24 de enero de 2016, Carbonero no veía acción como titular en un campo de fútbol, y eso se notó tanto a nivel físico como de confianza, pero el ex River Plate fue una pieza de gran utilidad y sentido equilibrando el ataque azucarero, especialmente con Juan Camilo Angulo, un lateral que necesita absolutamente la banda para mostrar sus cualidades. La altura puede variar, pero necesita jugar de cara. Su presencia, por lo que representa su velocidad y su lectura del espacio en ataque, fue en todo momento vital, siendo igual de latente como de determinante.

Por otra parte, la salida de balón exterior tenía un peso fundamental, con Angulo como mediocentro en funciones y Andrade traduciendo el juego del equipo para aparecer y no esperar. Interpretando siempre la posición y la altura a la que se estaba moviendo John Edison Mosquera en izquierda, Darwin compensó constantemente con su posición y con su toque. Subía si Mosquera se centraba o bajaba, así como retrocedía si Benedetti se desmarcaba hacia la banda. Nunca se pegó ni se separó de más y siempre se perfiló para que su equipo no perdiera la pelota o pudiera profundizar una vez las marcas escarlatas optaban por salir a buscarlos.

No obstante, y más allá del 1-0, el resultado no fue del todo satisfactorio porque Benedetti continúa sin sumarse definitivamente con un rol definido y la ausencia de dos centrocampistas como Cabrera y Macnelly reduce el techo del Cali en los encuentros, pero los movimientos e intervenciones de ambos laterales sí se parecieron a los que les definen por naturaleza. Porque el América pagó muy caro el golpeo del ‘2’ y el valor de los pases del ‘3’. Y eso puede, junto a la efectividad de ‘Pepe’ Sand, recuperar un poco la confianza perdida en estos últimos meses del campeonato.

2 comments

  1. Gran análisis, Rick.

    A mí me tiene atónito lo que están pesando los laterales esta temporada. Es que hasta no hace mucho el puntero de la Liga era un equipo que tenía como estrellas a sus laterales (por cierto, una lástima la lesión de Andrés Correa: cuánta falta le ha hecho a La Equidad).

    Pasando al clásico del Valle, cuánto bien le hizo a Juan Camilo Angulo la presencia de Carlos Carbonero ayer. Es que ni Benedetti ni Macnelly lo habían tomado tan en serio como Carbonero. No en vano llegó tantas veces a posición de centro y por ahí el Cali tuvo la clave.

    Pero lo de Andrade me dejó loco. Qué técnica, qué técnica. Mostró cualidades de sobra para que la suya sea la banda asociativa. Tendría mucho sentido que el Cali se juntara por la izquierda para finalizar jugadas con el golpeo de Angulo por derecha. En conclusión: Pelusso tiene mucha materia prima en sus dos laterales.

    1. Muchas gracias, Juan.

      Sí, la verdad es que está siendo una linda época de laterales la que estamos viviendo. Además de los que comentas, también están Daniel Muñoz y Harold Gómez u otros en la B como Mateo Garavito y Mateo Puerta. Es que son nueva escuela. De los que no producíamos hace tiempo. Y mira que a la sub-20 del próximo año le tengo mucha fe justamente por eso, con laterales como Anderson Arroyo y Sebastián Palma.

      Por una parte, sí, positivo lo de Carbonero. Su tanque ahora mismo es el que es, suficiente a lo mucho para una hora de partido, pero sólo fue recibir su primera oportunidad como inicialista y potenciar a un futbolista como Juan Camilo Angulo que tiene todas las papeletas para ser igual de determinante en este Deportivo Cali como Benedetti, Macnelly, Vargas o Sand, por ejemplo. Su golpeo, tanto en transición como en parado, es top-3 del FPC.

      Por la otra, reconociendo lo que comentas de Andrade, ¿no crees que tiene ciertas limitaciones a la hora de asociarse con jugadores como Andrés Pérez y John Mosquera, quienes son los que ocupan el carril (interior) izquierdo? Al menos con el 4-2-3-1 me da esa sensación, porque ya con un rombo o con un 4-3-2-1 la cuestión es otra, tanto por intérpretes como por la calidad de las líneas de pase. A saber qué pasará cuando regresen Cabrera y Macnelly de sus respectivas lesiones, Darwin está haciendo méritos para ir en noviembre a la última gira de amistosos de la selección de 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *