Iniciamos nuestro cubrimiento de los amistosos de la selección Colombia ante Venezuela y Argentina analizando los futbolistas que vestirán por primera vez la camiseta de la absoluta. Este primer turno le corresponde a los debutantes en la línea defensiva: John Janer Lucumí (Genk), Cristian Borja (Toluca) y Deiver Machado (Atlético Nacional).

John Lucumí, un central físico y atrevido

La cantidad de centrales que ha producido Colombia en cada una de sus categorías en la última década asusta. No es normal, tampoco casual, que de un golpe hayan salido talentos de la dimensión de Yerry Mina, Davison Sánchez y Carlos Eccehomo Cuesta, por citar tres ejemplos frescos y a la vez “distantes” en edad. Y justamente, para los dos próximos amistosos ante Venezuela y Argentina, Arturo Reyes ha metido mano en el saco de nombres y ha citado a John Janer Lucumí, canterano del Deportivo Cali que recientemente cruzó el charco al fútbol belga.

De Lucumí podemos destacar muchas cosas, como la modernidad de su fútbol para salir siempre desde atrás con la cabeza levantada y a ras de suelo o su personalidad para exhibir un estilo tan atrevido con 20 años. Pero, sin duda, la cualidad que más resalta en él es su físico. Lucumí es capaz de enfocar esta notable condición tanto para acortar distancias a espalda de su mediocampo con anticipaciones y entradas —la clave de su estadía en el Cali con Andrés Pérez y Abel Aguilar— como para desplazarse en largo superando hombres y batiendo líneas con la pelota. El central caleño es otra esperanza que quiere hacerse realidad.

La detonación de Cristian Borja

En el caso de los laterales izquierdos, no se recuerda una época en la historia de la selección Colombia con tanta competencia en la posición. A Frank Fabra, lateral zurdo de Boca Juniors, y Johan Mojica, carrilero del Girona de España, se han sumado Cristian Borja del Toluca de México y Deiver Machado de Atlético Nacional. Una oferta sin precedentes con muchos matices sin desentonar en calidad.

Sobre Cristian Borja, la afición mexicana no ha parado de regarse en elogios desde su llegada a la Liga MX. Aunque pareciera que los halagos hablaran de otro jugador, nada que ver con el actor de reparto que conocimos en la Liga Águila, basta con ver al divertido Toluca FC para comprobar que el lateral caleño es protagonista en la función. Su lectura de juego en ataque ha alcanzado una dimensión insospechada, hallando siempre la manera de mejorar las jugadas. Técnica y físico siempre tuvo, pero su autosuficiencia y madurez tomando decisiones no estaba en las cuentas de nadie.

Deiver Machado ahora defiende mejor

Para Deiver Machado la aventura en Europa no fue del todo negativa. Conocer una nueva cultura futbolística y adaptarse a un escenario muy distinto en nivel y ritmo le facilitaron al lateral de Tadó un proceso más ágil y veloz de formación. Sin perder creatividad y agresividad ofensiva, pero sí repetición de jugadas, Machado ahora sabe cuándo subir (por ende, defiende mejor), interpreta correctamente el juego y comete menos errores, añadiendo todas estas evoluciones a su buen toque en corto y en largo. Ante los problemas mencionados en dicha posición, y con 25 años, Deiver está ante la oportunidad de quedarse para siempre en la absoluta, como insinuó su gran potencial por allá en 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *