Era verano del 2016, y mientras algunos daban por terminada su carrera en la élite, Radamel Falcao García regresaba al principado de Mónaco con los colmillos afilados y la mirada enfocada en la red. Volvía para comandar a un joven y talentoso equipo que, con el aporte de 30 goles suyos, terminó la temporada ganando la Ligue 1 y colándose en las semifinales de la UEFA Champions League.

Una nueva temporada ha empezado y el ‘tigre’ quiere más. Tras convertir su gol número 201 en Europa, está demostrando que tiene mucho fútbol, y sobre todo, muchos goles para seguir triunfando. Su inicio de temporada es propio de un futbolista de élite y así lo demuestran sus 11 goles en 7 partidos de liga, que lo convierten en el máximo anotador de las ligas europeas.

Falcao ha vuelto a ser todo efectividad

Esta racha goleadora tiene como principal explicación el brillante estado de forma en el que se encuentra el delantero samario. Su efectividad de cara a portería está siendo letal, habiendo necesitado tan sólo 12 disparos a puerta para convertir los 11 goles ligueros. Además, su instintiva intuición le está facilitando encontrar oportunidades de gol en un conjunto que genera menos peligro que la temporada pasada.

Leonardo Jardim ha perdido piezas fundamentales de su engranaje colectivo como Kylian Mbappé, Bernardo Silva y Benjamin Mendy, que hicieron del AS Mónaco la gran revelación ofensiva del fútbol europeo por ser una fluida máquina de crear opciones de gol y de activar el juego del colombiano. Sin ellos, el equipo está lejos de ser el de la 2016-2017, aunque sigue manteniendo un fuerte carácter competitivo y la intención de jugar a un alto ritmo ofensivo, y especialmente por las bandas, para encontrar con ventaja a Falcao donde más determinante es: en el área.

Él ha respondido asumiendo el peso goleador del equipo, habiendo marcando el 55% de los goles monegascos. No es un jugador que se genere sus propias jugadas de gol, pero sus agresivos desmarques de ruptura a la espalda de la línea defensiva o hacia el espacio entre el lateral y el defensa central tras centro de costado le permiten acudir con tiempo y espacio a las zonas de remate que previamente ha detectado.

La de hoy es la versión más colectiva de Radamel Falcao

Adicionalmente, Falcao no solo está siendo importante de cara a portería. También es un valioso recurso para ayudar en la construcción del juego dejando de cara a los suyos, bien sea cuando es buscado desde atrás con un envío directo o cuando baja unos metros a dar continuidad a la jugada.

En suma, la inmejorable lectura que el ‘tigre’ está haciendo de dónde, cuándo y cómo participar del juego, además de su fina técnica de disparo, control y pase, le está posibilitando encontrar la mejor versión que puede ser de él mismo en este momento.

Fotos:

VALERY HACHE/AFP/Getty Images

ROBERT MICHAEL/AFP/Getty Images

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *