Hace ya varios meses que Feiver Mercado dejó de comportarse como un digno delantero de Primera División, lo cual era el primer paso para un profesional de 27 años sin casi rodaje en la categoría, para pasar a hacerlo como uno de esos futbolistas a los que se les atisba un potencial mayor. Porque no sólo es el verdadero protagonista de su equipo en general o de las victorias en particular, sino uno del campeonato en su totalidad.

Mercado, corto en altura, sobrado de intuición y condiciones

Cuando hablamos de Feiver Mercado no estamos aludiendo a simplemente un ‘9’ con gol, que es su principal virtud, sino que en realidad se trata de un muy buen jugador capaz de hacer daño de muchas maneras distintas. No encuentra el gol por una sola vía. Tiene intuición para los centros de costado, sabe moverse en el área, dispara con potencia y colocación y, para más inri, sabe producirse sus propias ocasiones. Solo o en compañía, Mercado ha hecho de todo en el 12 de Octubre sin necesitar nada en especial para tener impacto tanto en el juego –algo menor– como en el resultado.

Por otro lado, está su juego de espaldas. Sin ser demasiado alto para representar la referencia ofensiva de un equipo, pero sí fuerte y hábil, no le rehúye al contacto y pone con astucia su cuerpo entre el balón y el contrario. De esta guisa, en el ciclo De la Pava, cuando el juego se tornaba forzoso, bastaba con un envío directo a su ‘9’ para sentirse cerca del gol, porque esa recepción la acompaña con técnica en el control, en el giro y en el chut. Y es precisamente este colmillo el que ha permitido a Feiver hacerse un nombre.

Feiver Mercado juega bien en todos los contextos

El de Galapa se ha hecho un hueco de honor entre los mejores delanteros de la Liga porque puede aprovechar un contexto favorable o crearse uno cuando no parece oportunidad de haberlo. Si Cortuluá, como así pasaba con Jaime De la Pava, mostraba una idea pero le costaba desarrollarla, Mercado se las arreglaba para realizar dos jugadas de las que salen reforzados conjunto y futbolista en lo moral. El ex del América iba al espacio, ya sea a la espalda de la defensa o a los lados del (doble) pivote, para asentar arriba por unos segundos a los suyos. Si por contra, como sucede ahora con Néstor Otero, los laterales se incorporan por fuera en ventaja, los extremos distraen marcas y el equipo en general muestra cierto talento asociativo, Mercado se las apaña para llegar al área y conectar el remate. Su último toque, de hecho, es de los más eficaces de la Liga. Y si a eso le agregamos su puntualidad anotadora, es uno de los delanteros más letales de la categoría. El hecho de que Cortuluá haya ejercido su primera compra en casi 50 años de historia, por más que llame la atención, está justificado. 16 goles no se podían dejar escapar de la noche a la mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *