Atlético Junior afronta su primer gran reto de la campaña recibiendo en la noche de hoy al histórico Cerro Porteño paraguayo. Sin ser con Comesaña la delantera que se llegó a pensar, pues ha combinado buenas con malas, el conjunto tiburón continúa sustentando gran parte de su productividad goleadora y capacidad de desequilibrio y terminación en sus tres figuras de ataque. De este modo, tanto Teo como Chará y Ovelar portan el cartel de imprescindibles, y no sólo porque sean los diferentes del equipo, que también, sino porque son los mejores. Sustituirlos o prescindir de alguno para esta clase de citas no es asunto fácil, sobre todo si tomamos en cuenta que son tres jugadores (más Sebastián Viera) con una jerarquía insuperable dentro de la plantilla rojiblanca.

En cualquier caso, el encuentro de hoy es totalmente distinto a lo habitual para Junior. Porque el ritmo aumenta, los espacios se acortan y los rivales se preparan el doble. Los ritmos bajos, que son precisamente los que definen a la Liga colombiana, se suelen antojar muy suculentos para el tridente en mención. En contexto internacional, esto prácticamente desaparece. Y la cita, como cabe recordar, será por Copa Sudamericana ante Cerro Porteño, un manual de la defensa posicional y una referencia absoluta del balón parado defensivo.

¿Cómo atacar sin espacios? La gran incógnita para Junior

Tras un inicio de año algo apagado en cuanto a juego que se maquilló por un par de pases fabulosos por partido, Jarlan Barrera brilló con luz propia y se acercó en algo al futbolista en quien podría transformarse hace algunos días, en la vuelta de la eliminatoria de Copa Águila ante Millonarios. El hecho relevante estuvo en que, partiendo desde la banda derecha, posición en la que más ha rendido desde su asentamiento en Primera División, mostró una movilidad conectada a las necesidades espaciales de Yimmi Chará y sirvió como verdadero enlace entre la base y tres cuartos. Abrió las puertas del ataque. Funcionó entrando desde el banquillo.

Pero lo que se avecina para el Junior es el repliegue más sofisticado en lo que va de su temporada. El sábado justamente salió de uno y quedaron expuestas varias taras del sistema. La primera, la más evidente, es que Teófilo Gutiérrez no pasa por su momento de forma más agraciado. Siendo Chará el mejor goleador, el barranquillero siempre comprendió los dones del caleño y en ello residió su tremendo éxito para el ‘Cha-Teo’. La segunda, la más inesperada, es que Yimmi Chará no está representando del todo ser ese perfil que con su verticalidad, aceleración, dinamismo y veneno en espacios largos pueda replicar lo mismo recibiendo al pie en espacios cortos. Y, por último, la tercera, la más importante, no hay una pieza (ni siquiera Víctor Cantillo) que se caracterice, por naturaleza, por nutrir y romper líneas por dentro, sea con un pase o un traslado.

Jarlan Barrera insinúa tener cosas que no tienen los demás

Este último punto, poco a poco, parece tener una respuesta no del todo descubierta. Jarlan, del que se esperaban más soluciones creativas y organizativas en el día a día, está empezando a dar el tan esperado paso al frente desde una versión más realista a su talento. Porque no hay que negar que tiene un poder para el último pase imaginativo y que lo acompaña un fantástico control orientado para ejecutar contra presiones. Sin embargo, Barrera se las está apañando para generar más juego que jugadas, para subir líneas y, sobre todo, para creerse importante desde un rol de potenciador. Y su impacto está siendo tan semejante como eficiente de revulsivo y titular, con el partido en las primeras de cambio o con el partido más desorganizado. A la fecha, y en el buen sentido, Jarlan Barrera es un quebradero de cabeza para su entrenador.

2 comments

  1. Después de ver el partido creo que fue muy acertada está columna sobre Jarlan…En el segundo tiempo el 10 organizó e hizo que los elementos se juntaran y me tió un pase brillante para tranquilizar a las huestes Junioristas. Su ingreso fue determinante…más sin embargo no estoy deacuerdo con esto «Y su impacto está siendo tan semejante como eficiente de revulsivo y titular, con el partido en las primeras de cambio o con el partido más desorganizado». A Jarlan le sigue costando entrar al inicio de los partidos no encuentra a los socios, no pesa y no tiene ese pase rompe líneas …para mi sigue siendo un jugador para rematar partidos

    1. Podemos coincidir en que su impacto está teniendo más sustancia como revulsivo que de inicialista, pero no deja de ser igual de importante desde el minuto 0. El sábado pasado contra Tigres, por ejemplo, sirvió para destrabar un partido cerradísimo. Va poco a poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *