El proyecto de Hernán Torres en Cali pasa por sus horas más bajas.  Luego de un comienzo de semestre ilusionante en el que Darío Bottinelli y Fernando Queso Fernández mostraron credenciales y llevaron al América a ganar con comodidad sus dos primeros partidos, el club vallecaucano entró en un bajón que comenzó frente al Junior en Barranquilla.  Los malos resultados en las fechas siguientes y la presión por no descender llevó al técnico tolimense a probar cosas que son poco habituales en sus equipos.

Hernán Torres dio un timonazo y ahora quiere que su equipo sea otra cosa

El partido con Alianza Petrolera, el fin de semana pasado, fue la primera prueba. El trivote que utilizó su equipo fue diseñado para evitar que el rival se acercara al arco de Carlos Bejarano y funcionó. Camilo Ayala, Elkin Blanco y William Arboleda no dejaron que el club santandereano explotara la velocidad y potencia que podían ofrecer Diego Barreto y Estéfano Arango por las bandas cada vez que alguno de sus compañeros recuperaba el balón en campo rival. El despliegue físico de los centrocampistas fue notable y dio resultados positivos.

Sin embargo, la situación supuso un problema para el equipo caleño porque el balón llegó muy poco al campo contrario. La falencia principal del América radica en lo mucho que le cuesta generar oportunidades de gol, pues cada vez que la pelota les llega a los atacantes no encuentran con quien descargar.

Hoy América está más cerca de proteger su arco que de amenazar el arco rival

En este contexto donde el equipo busca dar la menor cantidad de ventajas defensivas, las intenciones de ataque se miran de reojo porque ni Blanco ni Ayala se caracterizan por tener buen pase largo o por lanzar apoyos ofensivos. Quien podría darle esa opción a los diablos rojos es Alejandro Bernal, que no ha encontrado hasta ahora su mejor versión en el Pascual Guerrero.

La clave la tienen los laterales, quienes se suman y suponen un alivio para el delantero que se tira a banda a recibir. Es ahí donde el América encuentra su mayor potencial ofensivo. La producción de oportunidades recae sobre Juan Camilo Angulo y Cristian Martínez Borja, experto en sostener el balón en jugadas desfavorables.

Hernán Torres aseguró que su objetivo es mantener al club caleño a como dé lugar en la Primera División. El plan que mostró su equipo en el último partido dista mucho de lo que suelen mostrar sus proyectos, pero al final el fin sí justifica los medios y, en este caso, el tolimense hará lo posible porque el América se salve del infierno de la B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *