Millonarios volvió a sorprender a Atlético Nacional en El Campín. La presión agresiva y la explosión por las bandas fueron la constante del equipo de Miguel Ángel Russo, que supo como hacer notar las falencias de su rival para superarlo en el juego. Sin embargo, los protagonistas del encuentro fueron el central  juvenil Carlos Eccehomo Cuesta y el experimentado portero Franco Armani, pues permitieron que el arco del campeón de América terminara en cero para que todo se defina en el partido de vuelta de la semifinal de la Liga Águila, que se jugará el domingo en el Atanasio Girardot.

En los primeros suspiros del partido, Nacional trató de recuperar el esférico en campo contrario presionando la salida de su rival. Millonarios aguantó esos instantes iniciales y comenzó a hacer lo suyo, a mostrar intensidad para jugar. El plan de Russo era contundente: recuperar y atacar las bandas, esas zonas del campo donde los antioqueños han mostrado mayores deficiencias a lo largo de la temporada. La tarea de Juan Guillermo Domínguez, John Duque y  David Macalister Silva era llevar el útil a los costados, donde Déiver Machado, Jair Palacios y Santiago Mosquera rompieron y generaron peligro.

Millonarios se encontró con un Cuesta monumental, que anticipó, corrigió errores de sus compañeros y no se dejó batir en el uno contra uno

La clave del encuentro estuvo ahí. A medida que pasaban los minutos, la intensidad del ritmo de juego de los bogotanos fue disminuyendo.  A Millonarios le costó encontrar el rendimiento de los primeros 25 minutos, pero igual siguió explotando las bandas, donde lo normal fue ver correr a Elkin Blanco, Daniel Bocanegra, Matheus Uribe y Farid Díaz detrás de un rival que ya les había ganado en carrera. Destacable en ello Machado y Mosquera, los líderes de la emboscada por las bandas de los azules.

Nacional tuvo la oportunidad de llevar el balón más allá de la mitad de la cancha pero no pudo hallar profundidad. Macnelly Torres falló mucho en las entregas, Andrés Ibargüen transportó más de lo que debió, Dayro Moreno no pudo y Arley Rodríguez participó poco del juego. Si a ello sumamos la monumental tarea realizada por Andrés Cadavid, que incomodó las recepciones rivales en campo contrario cada vez que pudo, y la correcta labor de Pedro Franco anticipando, las oportunidades de gol verdes fueron escasas.

Los errores y las apariciones de Franco Armani

En la segunda mitad, el partido se abrió. Millonarios salió a comerse vivo a su rival y encontró en Santiago Mosquera el desequilibrio. Desborde, amplitud y balones al área, donde llegaban Duvier Riascos, David Macalister Silva y Maximiliano Núñez. En los primeros minutos de la parte final, los locales tuvieron sus oportunidades más claras pero se encontraron a un Franco Armani monumental.

Atlético Nacional tuvo el encuentro cuesta arriba en Bogotá pero logró sacar un resultado favorable de cara a la vuelta gracias a Carlos Cuesta y a Franco Armani. Para la vuelta, los antioqueños no podrán mostrar un fútbol como el que mostraron en la capital porque el batallón de Miguel Ángel Russo contará con toda su artillería pesada para buscar darles el tiro de gracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *