Atlético Nacional quedó apeado de la Copa Libertadores de América en el quinto partido. El vigente campeón, a lo largo del máximo torneo continental, no pudo desplegar, a excepción de los 90 minutos contra Estudiantes de La Plata en el Atanasio Girardot, el fútbol que lo llevó a consagrarse. Botafogo, su gran piedra en el zapato, lo anuló por completo en los dos choques. Lo de anoche fue una continuación al partido de la primera vuelta.

Ni un iluminado Henríquez bastó para desenroscar la tuerca

Botafogo necesitó ser aplicado e intenso en cuanto a su plan. Desde esas dos variables, cortocircuitó todos los cables futbolísticos del cuadro verdolaga. No obstante, hubo uno que quedó suelto. Ese era Alexis Henríquez, quien desde su juego de pies animó a los suyos a creer que existía lugar para la victoria. Con conducciones, pases verticales, cambios de orientación y, sobre todo, una jerarquía inigualable con la pelota, metió una vez tras otra a Nacional en campo brasileño. Pero no bastó para penetrar, sin pelos en la lengua, en el mejor sistema defensivo del campeonato. Mezcla presión, altura media y repliegue, angustiando al contrario en encontrar el cómo superarlo.

Asimismo, la propuesta global de Jair Ventura se vio remunerada ofensivamente por Bruno Silva, Rodrigo Pimpão y Camilo, eliminando rápida y continuamente a sus pares de la escena. Sobre todo el 10, Camilo, masacrando la espalda de un superadísimo Diego Arias en términos de lectura. Para Nacional, que su mediocentro quedara out tan pronto de la jugada, supuso una descomposición defensiva y una discontinuidad ofensiva que sólo se vio compensada con la recuperación y el posterior pase de Henríquez, amén de estar jugando el mejor fútbol de su extensa carrera.

Como condecoración a su triste participación, a Atlético Nacional le queda por disputar el tercer lugar –plaza que otorga cupo a la segunda ronda de la Copa Sudamericana–. No depende de sí mismo y necesita un resultado en específico. De lograrlo, Reinaldo Rueda tendrá un mercado de fichajes de por medio que servirá para replantear ciertas decisiones y no repetir los mismos errores que le costaron prematuramente su eliminación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *