El sueño del Independiente Medellín no está roto pero tiene una fisura. Luis Zubeldía asumió los riesgos necesarios para ganarle a Emelec en el Atanasio Girardot y su rival lo aprovechó, atacó e hizo el daño suficiente para llevarse tres puntos de la casa roja. Las claves de la caída del poderoso fueron la cantidad de espacio que tuvo que abarcar Didier Moreno cuando defendió, la falta de efectividad de los delanteros -especialmente de Leonardo Castro- y los errores gravísimos en salida en los que caían los defensores de manera constante.

DIM vs Away team - Football tactics and formations

La sorpresa en el once rojo fue Yairo Moreno, que jugó como interior izquierdo abierto en el 4-3-1-2 que planteó Zubeldía. La intención del técnico argentino era que su equipo fuera profundo por las bandas para romper la defensa de tres propuesta por el uruguayo Alfredo Arias. Para hacerlo, Valentín Viola debió salir a pivotear, a asociarse y a desacomodar a uno de los centrales para abrirle espacios a Leonardo Castro para que recibiera cómodo los pases de Juan Fernando Quintero.

Óscar Bagüí y Fernando Pinillo celebran el triunfo en Medellín

El problema para el Independiente Medellín estuvo cuando perdió el balón y Emelec -con Pedro Quiñónez, Fernando Gaibor y Óscar Bagüí- lanzó balones largos buscando a Marcos Mondaini. El argentino, que siempre recibió a espaldas de Didier Moreno, condujo el esférico hacia las bandas en donde se encontraba con Ayrton Preciado, Romario Caicedo o Bryan Angulo, quienes llegaban muy rápido a acompañar los ataques. Allá le hacían daño a los laterales del local, sobre todo a Luis Carlos Arias, quien no ha podido acomodarse a esa posición. El conjunto eléctrico leyó el encuentro a la perfección.

Emelec también se acercó al arco de David González cuando logró aprovechar los constantes errores de salida de Andrés Mosquera, Juan Camilo Saiz, Marlon Piedrahíta y Arias. Esos errores, que se repitieron en múltiples ocasiones de la primera mitad, le facilitó el trabajo a los atacantes del club ecuatoriano.

A los cuatro minutos del primer tiempo, Emelec ya ganaba con un gol de Bryan Angulo tras una serie de errores de Luis Carlos Arias, Juan Camilo Saiz y Marlon Piedrahíta.

El gol tempranero de Emelec, propiciado por Mondaini aprovechando el abismal espacio que había entre las líneas del DIM, fue una abrebocas de los que sería el partido. Quintero y Viola hicieron estragos pero el local no fue efectivo, mientras que la visita se apropió de los espacios en campo contrario. El primer tiempo fue un golpe por golpe que terminó con un 1-2 en favor del club ecuatoriano.

Bryan Angulo celebra después de anotarle al Independiente Medellín

Para la segunda mitad, Emelec se replegó y al Medellín se le enredó el encuentro. Uno de los problemas del local estuvo en que cada vez que Quintero recibió el balón no tenía una línea de pase para seguir haciendo circular el esférico.  Ni Christian Marrugo ni Yairo Moreno propiciaron un buen desarrollo del fútbol rojo. A ello debemos sumar que Viola ya no se movía como en la primera mitad, razón por la cual a su equipo le costaba llegar con la redonda al área. Los dirigidos por Alfredo Arias pusieron un tapón que el equipo de Zubeldía no supo abrir. Lo que el equipo había hecho bien en todo el semestre, facilitar todo el trabajo del 10, fue una ilusión en este encuentro.

El Deportivo Independiente Medellín no puede perder el rumbo. Si bien los octavos de la Copa Libertadores lucen lejanos, al equipo antioqueño le queda un liga por disputar en su país. El próximo reto de Zubeldía será recuperar el fútbol dominante, enfocado en potenciar a Quintero, que le trajo resultados tan positivos en la primera parte de la temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *