Pep Guardiola: «Yo odio el ‘tiki-taka’. Lo odio. El ‘tiki-taka’ es pasarse el balón por pasar, sin ninguna intención. Y esto no sirve para nada. No os creáis lo que dicen: ¡El Barça no tenía nada de ‘tiki-taka’!»

La aplastante superioridad del F.C. Barcelona de Pep Guardiola generó un boom en el mundo futbolístico. El equipo catalán cosechó triunfos a través de un atractivo estilo de juego, en el cual la posesión del balón era fundamental. Sin embargo, surgieron interpretaciones que categorizaron dicho fútbol como “tiki-taka”, reduciendo a este término una idea de juego mucho más compleja: el juego de posición.

El juego de posición no fue inventado por Guardiola. Lo que hizo Pep fue recoger los fundamentos que adquirió cuando fue entrenado por técnicos como Johan Cruyff (su padre futbolístico), Louis van Gaal y Juan Manuel Lillo, e imprimirle ciertos matices de acuerdo a conceptos propios. De esta manera, su Barça llegó a dominar el fútbol mundial.

El Barcelona es el gran exponente del juego de posición

El juego de posición consiste principalmente en generar superioridades posicionales para desordenar la organización defensiva del equipo rival y así encontrar a un hombre libre a la espalda de la línea que presiona. Para lograr esto, el equipo debe estar organizado estructuralmente con jugadores posicionados a diferentes alturas y en amplitud para abrir líneas de pase.

El pase es el medio que permite ordenar al equipo mientras se desordena al rival. Es por esto que cada pase debe tener una intención, bien sea para progresar o para prepararse para avanzar juntos, siempre con el propósito de ir tomando posiciones de forma gradual para encontrar el pasillo por donde dar el golpe. No se trata de pasar el balón por pasarlo. Eso es el tiki-taka que Guardiola tanto odia. La posesión del balón es una herramienta dentro del juego de posición, no un fin en sí mismo.

Ahora bien, hay equipos que sí hacen un juego netamente de posesión sin que sea de posición. Por ejemplo, la Selección Colombia de Pacho Maturana buscaba tener siempre el balón, tanto como herramienta ofensiva como defensiva, reteniéndolo la mayor cantidad de tiempo posible a través de un juego de pases cortos y de riesgo bajo, orquestado por el Pibe Valderrama, Rincón, Redín y compañía. Era un equipo técnicamente muy dotado que le aplicaba un somnífero a la pelota, creaba poco a poco la jugada y atacaba cuando encontraba una oportunidad clara.

¿Se puede poner en práctica el juego de posición sin la posesión del balón?

Por otra parte, también existen equipos que, sin hacer de la posesión un elemento fundamental, practican el juego de posición. Por ejemplo, los equipos de Antonio Conte hacen un juego de posición de orientación vertical, caracterizado por una salida de balón limpia con su línea de tres defensas, dos carrileros pegados a las bandas para dar amplitud y un delantero centro que, tras recibir, deja el balón de cara a los mediapuntas o interiores que se suman desde la segunda línea.

Los octavos de final de la Eurocopa 2016 evidenciaron una dicotomía irónica: una Italia que practicó un juego de posición impecable sin tener tanto el balón –tampoco hizo su clásico catenaccio–, y una España que tuvo el balón pero nunca logró generar superioridades posicionales. El saldo fue 2-0 para los azzurri.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *