Es abril, se va apretando la clasificación y es ahora que empezamos a hablar de “rivales directos”. Anoche, en el Estadio La Libertad, el Deportivo Pasto de Flabio Torres superó a uno de ellos. Lo hizo con plena naturalidad, mostrando ese fútbol que le augura un lugar entre los 8. El conjunto volcánico ganó dominando y finalmente sacudió su suerte ante los equipos grandes en este 2017.

Carlos Giraldo no encontró oposición para jugar a lo suyo

Deportivo Pasto tuvo en frente a un equipo que pasa por sus horas bajas. Las dudas del presente han hecho suficiente mella en Santa Fe, al punto que parece desconfiar de lo que mejor hacía: defender. Así, sin una presión decidida ni un repliegue sólido, el cardenal quedó impotente ante los pases de Carlos Giraldo.

Aunque la razón principal para esto fue la crisis de confianza que aqueja el equipo de Costas, su dibujo táctico profundizó su inferioridad. Si bien la defensa de 5, con carrileros, le permitió defender a lo ancho y contener el juego de banda de Yesus Cabrera, lo cierto es que esto representa apenas una porción del fútbol del cartagenero, quien también se mueve por el centro y se suma a la cadena de pases volcánica.

Así las cosas, Juan Daniel Roa y Baldomero Perlaza no fueron suficientes en un doble pivote que, sin Yeison Gordillo, redujo su calidad defensiva inevitablemente. Con Carlos Giraldo, Víctor Cantillo, Yesus Cabrera y Yamilson Rivera, el Deportivo Pasto pobló más y mejor la mitad del campo, moviendo la pelota a su antojo y haciéndose con el menor rebote.

Denis Stracqualursi y Yamilson Rivera fueron el reflejo fiel de sus equipos

Ya con la obligación de remontar, Independiente Santa Fe fue nuevamente un mar de dudas. Denis Stracqualursi, capaz de bajar un misil y devolver un balón, confirmó su impotencia para sumar en el juego cuando las circunstancias le piden cualquier otra cosa. Su escaso movimiento y poca técnica para asociarse le restaron profundidad a un Santa Fe espeso en ataque.

En contraste, el Deportivo Pasto fue todo fluidez, guiado por una exhibición de Yamilson Rivera, siempre activo, siempre sagaz al moverse y demostrando por qué su posición está siendo incontenible para el FPC. Lo de Rivera fue una huracanada: otra más para un Gustavo Costas al que el agua le está llegando al cuello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *