Las Eliminatorias para la Copa Mundial de Sudáfrica estaban en su fase final. Las opciones de Colombia para clasificar eran mínimas luego de una primera vuelta turbulenta, a manos de Jorge Luis Pinto, que dejó el cargo y le entregó un equipo casi eliminado a Eduardo Lara. En ese contexto, el entrenador aprovechó la situación para acercar jugadores a la selección, para que pudieran dar sus primeros pasos internacionales y acoplarse a la dinámica del equipo de todos.

El 5 de septiembre de 2009, porque los 5 de septiembre son especiales para el fútbol colombiano, la tricolor recibió a Ecuador en el Estadio Atanasio Girardot de Medellín. Ese día debutaron por Eliminatorias con la selección Jackson Martínez y Teófilo Gutiérrez, ambos con gol. En ese equipo fluía también la magia de Giovanni y Giovanni: Hernández y Moreno. El equipo de Eduardo Lara, sin ser el más brillante de todos, obtuvo una victoria que llenó de ilusión a un país que llevaba en ese momento once años sin jugar un  Mundial. La felicidad fue efímera, pues cuatro días después Uruguay rompió ese sueño con un 3-1 contundente.

El once de Colombia ese día fue: Agustín Julio; Amaranto Perea, Iván Ramiro Córdoba, Mario Alberto Yepes, Pablo Armero; Juan Camilo Zúñiga, Fredy Guarín, Fabián Vargas; Giovanni Moreno; Falcao García y Teófilo Gutiérrez

Aquel día, Fabián Vargas jugó su último partido con la selección Colombia luego de recibir al minuto 43 una fuerte patada de Pablo Palacio, expulsado por el árbitro argentino Sergio Pezzota, que terminó con una fractura de peroné y la ruptura del ligamento del tobillo izquierdo.  Esa situación fue la que cambió un partido que el equipo de Lara estaba sufriendo porque carecía de ideas. En ese momento, ingresó John Viáfara por Vargas, mientras que en el minuto 8 del segundo tiempo entró Giovanni Hernández por Falcao García. El ex del Junior comenzó a asociarse con su tocayo y el equipo se hizo más peligroso de lo que ya era. Si a ello le sumamos que Teo y Jackson estuvieron moviéndose todo el tiempo, desacomodaron a los defensas y empezaron a ganarles las espaldas, los aplausos comenzaron a retumbar en el Atanasio Girardot.

La apertura del marcador fue una obra de arte dibujada a dos manos por Hernández y Moreno. El primero recuperó un balón en el centro del campo, se lo pasó al segundo con un gesto técnico impecable y luego, este se la tocó a Jackson, que engañó a los defensas, quedó solo cara a cara con el portero  y mando el esférico al fondo de la red, como solía hacerlo en esa cancha cuando jugaba en el Independiente Medellín.

La dupla Hernández-Moreno no duró mucho pero fue mágica

El segundo gol llegó tras una jugada de showman de Gio Moreno, quien encaró al defensor ecuatoriano con una elástica por la derecha, entró al área y mandó un balón al arco que empujó Teo para anotar su primer gol por Eliminatorias con Colombia.

Aquellos partidos de cierre de esa clasificación al Mundial fueron el preludio de lo que sería la Eliminatoria siguiente. Jugadores como Falcao García, Camilo Zúñiga, Pablo Armero, Jackson Martínez y Teófilo Gutiérrez, entre otros, dieron sus primeros pasos con la selección de mayores. Ese partido con Ecuador también comenzó a marcar el fin de una era, además de Fabián Vargas, los veteranos Giovanni Hernández, Agustín Julio e Iván Ramiro Córdoba dieron un paso al costado, pues los años no llegan solos. De ahí en adelante, la historia ya la conocemos. Hernán Darío Gómez, su destitución, y José Pekerman, la más bonita historia de amor del fútbol colombiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *