La Colombia de Pékerman estalló contra Uruguay jugando con el 4-2-2-2 de siempre. Edwin Valencia y Abel Aguilar en la base de la jugada, Macnelly como cerebro bajando a recibir el balón y James, un poquito más sobre la izquierda, también en funciones creativas. Fútbol, toques, goles. Marea de juego. Y una dinámica imparable. Cuatro años y medio después, de aquello solo queda un recuerdo lejano y socarrón. Todos queremos volver a verlo, de una u otra forma. Sin embargo, aquello que se consolidó como «La Colombia de Pékerman», al menos mientras Falcao estuvo sano, no fue la idea original.

Aldo Leao y no Macnelly era el elegido de Pékerman en 2012

El argentino llegó, vio, analizó y escogió. Identificó los problemas de Colombia y los jugadores que necesitaba para vencerlos. O, más bien, al futbolista que necesitaba. Aldo Leao Ramírez había desaparecido del mapa de la selección y del aficionado colombiano y, cuando Pékerman lo llamó, nos enteramos que en México lo habían convertido a mediocampista de base de la jugada. Jugando al lado de Carlos Sánchez, con Cuadrado abierto a la derecha y James de la izquierda al centro, más dos delanteros, Aldo Leao fue la sensación del debut de Pékerman, marcando los tiempos desde la salida del balón y poniendo a Colombia a jugar. Incluso en los meses antes del Mundial, cuando Pékerman ya había borrado a Macnelly de sus planes, esa alineación, la original con Aldo en la base, era la que tenía en su cabeza de cara a Brasil 2014. La lesión del samario se lo impidió.

Los rumores y lo que ha dejado entrever Pékerman en los días previos al decisivo enfrentamiento con Bolivia hablan de la titularidad indiscutible de Macnelly Torres. El enganche de Nacional vive una segunda juventud que impulsa con la sabiduría del futbolista que se siente por encima del bien y del mal. Y su presencia se ha hecho una necesidad en el combinado tricolor. Y como esos mismos rumores apuntan a que se jugará con dos delanteros, desterrando el 4-3-3 y el 4-2-3-1 de meses atrás, la pregunta de dónde jugará el barranquillero se ha hecho eco en todas las salas de redacción. No sería extraño que Pékerman retornase a su idea original con Torres en lugar de Ramírez, su hoy compañero de equipo, al lado del mediocentro. No sería la primera vez que haya actuado ahí, pues Colombia, buscando la victoria, solía bajarlo a esa posición para darle entrada a Cuadrado por delante. Y muchos de los grandes minutos de la Eliminatoria anterior se dieron con esa disposición.

Como interior, Macnelly ya ha jugado muchos minutos con la selección

Pero también es cierto que este es un equipo diferente y no tiene el volumen ofensivo de Radamel Falcao. Pékerman, ante ello, ha usado a James Rodríguez enfocándolo a la creación de goles y asistencias, alejándolo del meollo del juego. No ha terminado de funcionar y a lo largo de estos tres años post Copa del Mundo, el entrenador argentino ha buscado alternativas que permitan a James ejercer las dos funciones. Quizás la de mayor potencial fue su idea original en los meses posteriores al Mundial y previos a la Eliminatoria: el rombo. Con James coronándolo pero con libertad para moverse por todo el frente de ataque, Macnelly de interior izquierdo absorbiendo responsabilidades de gestión y creación de juego, y un interior derecho que apórtase en marca, desborde y no se sintiera incómodo ocupando posiciones por delante de la línea del balón, James jugó a placer. Y eso sigue siendo lo más importante. Hoy, Pékerman podría volver a su plan primerizo, ya sea aquel de Aldo o el inicial de este ciclo. A manera de reconciliación. Con James. Con Macnelly. Con el fútbol.

2 comments

  1. Personalmente pienso que quintero se merece estar convocado. Esta pasando un gran momento y sería una ayuda muy grande a James.
    A cuadrado hay que darle libertad dejarlo jugar y no limitarlo.
    Zuniga es otro importante además que tiene experiencia yvoz de mando.
    El problema viene fuerte en la delantera, pekerman no se define que clase de delantero está buscando, baca no está en su mejor momento, Muriel juega desde atrás, ibarbo esta de delantero derecho, no tenemos a alguien fuerte para remates y rebotes como lo es Falcao.

    1. Aquí somos muy fans de Quintero. Y sí, lo hubiéramos convocado. Está a un nivel fantástico, se está comiendo la liga. Y a James le viene muy bien. Los pocos, poquísimos, minutos que han jugado junto han sido una viguería.

      De Cuadrado, yo siento lo contrario. Entre más libertad se le da para que juegue, peor juega. En cambio, enfocado a cosas muy específicas en las que brilla mucho, suele jugar mejor. Hoy parece que jugará de lateral. Eso está bien, con espacio para subir, recibir y correr… juega mejor.

      Zúñiga es uno de los cracks de la generación, pero su estado físico simplemente ya es el de un ex futbolista. No está. Además es, después de Macnelly, el mayor. No creo que ya sea parte del proceso, sobre todo no de lateral. Quizá de mediocampista.

      Y arriba, bueno, yo creo que hay un poco de todo: Bacca no termina de ser el delantero que el equipo pide; Muriel, que sí lo es, le falta algo de remate y Pekerman lo alejado mucho del área. Pero el problema es colectivo. Antes generábamos muchísimas ocasiones; hoy escasean. Eso tiene que ver con el funcionamiento colectivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *