Hace muchos años, cuando la zaga de cuatro defensores se convirtió en estándar, lo normal era que en Colombia y países de tradición similar, como Argentina o Brasil, se jugase con dos defensores centrales diferenciados como líbero y stopper. Así, a Miguel Escobar, líbero, lo acompañaba Henry Caicedo, stopper. En los años 80’s, sin embargo, esa tradición comenzó a morir. Por un lado, la proliferación de los sistemas de doble delantero centro provocaron que muchos otros entrenadores decidieran poner un stopper más al lado del líbero, y por otro, comenzaron a desarrollarse los sistemas de marcación zonal en línea. Sucedió entonces que el líbero murió y un señor chocoano de apellido Maturana tuvo que ver con el crimen.

En Colombia no hay tradición de defensas de tres

El efecto Maturana fue instantáneo y sus ideas se reprodujeron por todo el país. Era rarísimo ver equipos que no defendiesen en línea y zona en aquellos tiempos y por eso Colombia dejó de producir líberos a la vez que las defensas de tres –o de cinco, que a efectos prácticos vienen a ser muchas veces lo mismo– nunca tuvieron arraigo en nuestro fútbol. Decisiones como la del Chiqui García en el año 2000 de jugar con línea de línea entre otras cosas para darle cabida en la alineación titular a Jorge Bermúdez, Iván Córdoba y Mario Alberto Yepes al mismo tiempo en su posición ideal, eran extrañas a nuestro medio. Por ejemplo, cuando Reinaldo Rueda se vio en una posición parecida, con Amaranto Perea tomando el lugar de Bermúdez, decidió usar a Iván Ramiro o Luis Amaranto como laterales antes que jugar con tres atrás.

Sin embargo, el desarrollo del fútbol mundial y el colombiano en los últimos años ha vuelto a poner las defensas de tres, y a los líberos, en primera plana. A diferencia de lo ocurrido la década de los 80’s, las defensas de tres se han interpretado como soluciones ofensivas en busca de la superioridad numérica, futbolística y posicional en salida de balón, fase de importancia indiscutible en el fútbol que vivimos y en la que la selección de Pékerman, desde las crisis de lesiones de Camilo Zúñiga, ha fallado una y otra vez.

La salida de balón es una problemática constante para Pékerman

Si bien la generación de Falcao no contó con centrales del mismo nivel que otras posiciones, lo cual provocó que Yepes, Perea y Mosquera extendiesen sus servicios con la selección más de lo que hubiera sido lo ideal, no pasa igual con los contemporáneos de James Rodríguez. Aunque si bien ninguno ha logrado consolidarse del todo, la batería de centrales de calidad y con potencial que tiene hoy Colombia no tiene parangón histórico. Desde Óscar Murillo a Davinson Sánchez, José Néstor Pékerman hoy disfruta de alrededor de una decena de centrales que hubieran sido importantes en su primer ciclo. Por contra, no hay prácticamente laterales de nivel de selección y, de hecho, Pékerman ha tenido que tirar de centrales reconvertidos. Esa coyuntura táctica y generacional, además de la misma historia del entrenador argentino con defensas de tres, ha puesto sobre la mesa la idea de que Colombia pasase a jugar con un sistema de ese tipo.

Hoy Colombia cuenta con un chico de calidad élite sacando el balón como lo es Stefan Medina, que ha visto lo mejor de su fútbol precisamente en defensas de tres; y a otros que se han consolidado o comienzan a consolidarse en esas tareas, y que por otras condiciones verían con buenos ojos el cambio, como Yerry Mina, Óscar Murillo, Jeison Murillo, Davinson Sánchez, William Tesillo, Alexis Pérez, Carlos Sánchez o Éder Álvarez Balanta. Por no hablar de que ayudaría a que tipos como Frank Fabra o Juan Guillermo Cuadrado potencien sus virtudes, o le daría espacio a José Izquierdo, que en Bélgica ha tenido partidos como volante izquierdo, en el XI titular sin sacrificar a ninguna otra estrella ofensiva. La viabilidad del sistema y sus puntos a favor son contundentes. La mesa está servida y hay té para tres. Pékerman decide.

2 comments

    1. Me cuesta pensar que lo haga, pero, aun dentro de su pasotismo de los últimos años, en alguna ocasión ha dejado caer cosas del estilo como Stefan Medina mediocentro o la línea de tres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *