Independiente Santa Fe alcanzó ayer la primera victoria de un equipo colombiano en la fase de grupos de la Copa Libertadores edición 2017. Tras tres derrotas consecutivas, lo consiguió con más sufrimiento que holgura, pues el abultado 3-0 en el marcador no refleja dicha superioridad a nivel de juego. De hecho, Sporting Cristal, por muchas fases, estuvo cerca de marcar, pero un inspiradísimo Leandro Castellanos, quien oposita a convocatoria de la absoluta, lo evitó.

La primera noticia de la noche radicó en la alineación de Gustavo Costas. El entrenador argentino apostó por un 3-4-3, donde su segundo pivote era Jonathan Gómez, sus extremos Anderson Plata y Johan Arango y su centrodelantero Denis Stracqualursi. Así pues, Santa Fe completó 15 minutos muy interesantes, con líneas de pase a diferentes alturas en campo rival, superioridad tanto física como numérica por los pasillos exteriores y la presencia siempre preocupante de Stracqua en el área en virtud de su 1,90. Sin embargo, con el 1-0 de Arango, Santa Fe sufrió un desliz en el compromiso.

Fue más el deterioro que le provocó Gómez a Santa Fe como centrocampista de base

Sporting Cristal se adueñó del trámite y las ocasiones. El trabajo de Jonathan Gómez como compañero de Yeison Gordillo le restó solidez al entramado defensivo cardenal, debido a que su principal intención era llegar primero al corte en lugar de guardar la compostura atrás. Para una estructura tan simétrica y trabajada, ese comportamiento genera nerviosismo e inestabilidad, provocando que el conjunto peruano entrara fácilmente al área albirroja, gracias a las conducciones de Josepmir Ballón, y ganara constantemente la segunda jugada.

Arango tuvo una actuación ofensiva no recordada desde el Once Caldas

Y cuando peor estaban las cosas para los locales, Arango levantó la mano. Es cierto que Costas está en proceso de edificar un ataque posicional más rico, y la intención ayer se evidenció, pero, ahora mismo, casi todo lo que crea en ataque Santa Fe con el balón pausado es por movimientos inesperados de Johan hacia zonas que, a priori, no le corresponden. Lleva a Independiente Santa Fe a sectores donde demuestra su notable superioridad en el golpeo de balón. Hasta que la mente se lo permita, Johan Arango transmitirá un estado de inspiración excepcional. Y ojalá perdure mucho tiempo. Será decisivo.

Foto: LUIS ACOSTA/AFP/Getty Images

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *