Matheus Uribe llegó a Nacional como reemplazo de Sebastián Pérez. Luego pasó por el puesto de Daniel Bocanegra cuando estuvo lesionado. Hoy, tras casi nueve meses de su arribo al campeón de la Copa Libertadores, está sustituyendo a Orlando Berrío. La situación es curiosa porque estamos hablando de un mediocampista de primera línea que está haciendo las veces de extremo y al parecer ya tiene ganado su lugar allí tras dos actuaciones monumentales frente a Equidad y Jaguares.

Uribe le da a Nacional creatividad en una posición en la que eso no existía desde que Yimmi Chará volvió al fútbol mexicano a finales de 2015, pues, en contraste, con Berrío el equipo de Reinaldo Rueda ganaba potencia y desborde, además de un contragolpeador letal que con espacios marcaba diferencias.

Uribe anotó frente a Jaguares su segundo gol como extremo en una semana

Frente al equipo cordobés, Matheus hizo mucho daño porque cuando las circunstancias lo requirieron, salía de su zona para juntarse con Macnelly Torres, Dayro Moreno y Aldo Leao Ramírez en el carril central. Asimismo, si debía permanecer allá para aprovechar los espacios que le abrían los movimientos de su centrodelantero, en ese lugar se quedaba para correr hacia portería cuando le enviaran un pase largo, como lo hizo en el gol. Él es clave para que el sistema de su entrenador funcione.

Reinaldo Rueda sonríe en su casa. Él sabe que la aparición de Uribe en esta posición le brinda a Nacional una alternativa mucho más fiable para afrontar partidos contra rivales que se cierren. Si a ello le sumamos el regreso de Andrés Ibargüen, que no jugaba desde finales de noviembre del año pasado, y la primera aparición en el banco de Edwin Valencia, el proyecto verdolaga puede dar un paso adelante en el tema de calidad que le permitirá ser muy competitivo y soñar en grande otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *