Alianza Petrolera y América de Cali regalaron un choque de altísimas emociones en el Daniel Villa Zapata de Barrancabermeja. El 3-3 es clara muestra de la prioridad ofensiva en ambos equipos; uno más focalizado a correr verticalmente y otro más pendiente a conectar los tres carriles desde su circulación de balón en campo rival. Sin embargo, en los escarlatas, la rotación tanto de laterales como de mediapuntas hizo mella en el sistema de Hernán Torres.

La diferencia entre el Alianza Petrolera de Óscar Upegui y el Alianza Petrolera de Jorge Luis Bernal está en el rendimiento ofensivo. El de hace año y medio se sostenía desde su comportamiento defensivo y su exclusiva presión; el de hoy en día en la versatilidad de su línea de mediapuntas –Arango, Lizarazo y Castro– y en la localización de grietas de su delantero centro –Arias–. Aunque la pelota suba a pasos de tortugas por Gustavo Bolívar, ellos se encargan de abrir, acelerar y empujar. Ayer no fue la excepción y la retaguardia americana sufrió de estos cuatro protagonistas, sobre todo su perfil izquierdo.

La lesión de César Arias no empeoró a Alianza

Para más inri, el fútbol del América de Cali se agravió por completo en el primer periodo con las titularidades de Ferreira y Álvarez. David fue una máquina de tomar malas decisiones, acabando casi siempre en sus botas los ataques rojos; lo de Álvarez fue mucho más preocupante, retraído de la dinámica y el desarrollo.

Los cambios de Torres surtieron efecto positivo

Para el segundo tiempo, entre intercambio de golpes y golazos, lo más resaltable fue la dirección de campo de Hernán Torres, dándole entrada a Juan Camilo Hernández, Steven Lucumí y Brayan Angulo para revertir la adversidad en el marcador. Pero fueron los dos últimos quienes penetraron en el candado aurinegro, quien decidió encerrarse por continuar orientando la presión sobre Diego Herner y Efraín Cortés. Acertados, atrevidos, clarividentes, imaginativos y participativos; la sociedad Angulo-Lucumí dejó constancia que en la comarca roja de Cali la pelota vuela con ellos al mando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *