En el siglo XXI, el fútbol colombiano ha exportado jugadores como nunca lo había hecho. Sobresalen en la lista grandes nombres como James Rodríguez,  Radamel Falcao García o Carlos Bacca, de exitosa carrera en Europa; así como otros más discretos, pero no por ello menos importantes, como Roger Cañas, de notable trayectoria en países del este del viejo continente, o Víctor Hugo Montaño,  quien anotó más de 50 goles en la liga francesa.

La lista sigue con los nombres de Juan Guillermo Cuadrado, Felipe Pardo, Dorlan Pabón, Juan Fernando Quintero, Juan Carlos Toja, Dayro Moreno, Alfredo Morelos y decenas de jugadores más que han hecho carrera fuera del país, algunos con resultados exitosos, otros no tanto. Sin embargo, hay un nombre especial que suscita suspiros entre mucho futboleros y que año a año suena como el refuerzo fallido de alguno de los grandes de la liga colombiana: Giovanni Moreno.

Moreno, de 30 años, anotó 44 goles en 91 partidos que jugó en la primera división colombiana

En sus años mozos, a  Moreno se le intentó catalogar como un diez de vieja usanza, un pasador de aquellos que enamoran a los aficionados colombianos como Giovanni Hernández, Máyer Candelo, Macnelly Torres o Carlos Alberto Valderrama. Y el segoviano lo es, sabe hacerlo, pero esa no es su mayor virtud.  Su zancada es la que lo llevó lejos en ese inicio ilusionante de carrera en Envigado y Nacional. Aquel factor hacía que el mediapunta, que mide 1,90 metros, fuera diferente. Con unos pasos larguísimos, con los que parecía que trotara mas no corriera y que además le permitían pasar jugadores como si tuviera un control en la mano y cambiara de canal, se devoró el fútbol local y se abrió un hueco en la selección Colombia, donde hizo brillar a Teófilo Gutiérrez y a Jackson Martínez cuando debutaron.

Sus grandes actuaciones en el fútbol local y la selección Colombia le dieron la chance de jugar en el extranjero. Racing Club fue el equipo que acogió su talento y donde, en efecto, logró sacar más de una sonrisa con sendas exhibiciones. Sin embargo, una lesión en el primer partido del torneo apertura de 2011 lo dejó por fuera de las canchas por ocho meses y lo apartó de la selección. Tras regresar, se encontró con un conjunto hundido por los malos resultados y que tenía problemas con sus aficionados, incluso. Su pasó por el fútbol gaucho concluyó entonces en junio de 2012. Moreno se fue y desde entonces no ha vuelto.

‘Gio’ pasó al Shanghái Shenhua

China, China, China. En el fútbol asiático, el mediapunta segoviano se ha hecho un nombre. Lo poco que llega a estas latitudes desde el otro lado del mundo es que la magia prevalece y es allí donde aparece la nostalgia. Aquí sale a flote la típica pregunta ¿qué pudo ser de su carrera si hubiera tomado X o Y decisión? Sin duda alguna, Giovanni Moreno es uno de los jugadores más talentosos que ha sacado el balompié nacional en el siglo XXI, pero de él se habla como si fuera un jugador de antaño, como si todo lo que vimos en los campos nacionales y argentinos hubiera pasado hace medio siglo y no un lustro. El sueño de muchos es volverlo a ver sacando sonrisas en el Atanasio Girardot, en Cilindro o en cualquier cancha de Sudamérica. Algún día tendremos al ‘Flaco’ cerca para enamorarnos, de nuevo, un poco más del fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *