Para los hinchas de Millonarios el año comenzó en medio de la incertidumbre dejada por Diego Cocca tras su sorpresiva salida del equipo. El estratega argentino ya había conformado, en gran parte, la nómina con la que disputaría la fase previa de la Copa Libertadores, de la que el club capitalino había estado ausente por tres años, y buscaría pelear los primeros puestos de la liga colombiana.

En ese contexto arribó Miguel Ángel Russo, quien solo le prometió a la hinchada trabajo y eso se evidenció en los primeros tres encuentros del equipo. Sin embargo, la eliminación de la Copa Libertadores, a manos del Atlético Paranaense, dejó un sueño roto y un reto grande para el torneo local, a un conjunto que, a priori, garantiza competitividad.

«El domingo hay que levantar los jugadores,  hay que responder a las expectativas», dijo Russo después del partido

Millonarios saltó al campo de El Campín con un 1-4-3-3, en el que destacó la ausencia de Juan Guillermo Domínguez por lesión. Para suplir la ausencia del «Carachito», Russo optó por Harrison Henao. El plan era claro: explotar la velocidad de Maximiliano Núñez y Elíser Quiñones por las bandas para luego centrar y buscar por arriba a Ayron Del Valle para buscar remontar el 1-0 de la ida, que tenía en ventaja al Atlético Paranaense.

Millonarios - Copa Libertadores - 8th February 2017 - Football tactics and formations

En la primera mitad del partido, al equipo le costó ser profundo y en su intento dejó muchos espacios en la zona posterior de la cancha, sobre todos en los minutos iniciales, que Atlético Paranaense con Nikão, que apareció libre en varias ocasiones por la zona de Déiver Machado, y Carlos Alberto, que luego de pasar a Henao se encontraba con mucho espacio para correr.

Millonarios intentó atacar por la izquierda, pero los excesos de transporte y las fallas de entrega acabaron con las escaramuzas albiazules

Con el paso de los minutos, el club bogotano ajustó su trabajo defensivo y continuó atacando, buscando entablar un circuito para abrir espacios en campo contrario y acercarse al gol. Los más incisivos fueron Quiñones y Rojas, que se asociaron por la izquierda y se convirtieron en un dolor de cabeza para Jonathan. Sin embargo, los intentos de Millonarios por hacer daño con el balón a ras de pasto fueron infructuosos. El primer tiempo terminó con pocas opciones para el necesitado albiazul.

Russo, conociendo las limitaciones de su nómina y las virtudes de sus jugadores, le lavó la cara al equipo en la segunda mitad. Si bien no hizo cambios, la estrategia azul fue diferente y le permitió a su equipo, por lo menos, generar oportunidades que no tuvo en los primeros 45 minutos. Allí, los mediocampistas de Millonarios empezaron a mandar balones largos para Núñez y Quiñones, que procuraban ganarle la espalda a los laterales. En ese sentido, debe decirse que influyó que Paranaense saltó al gramado de El Campín con intenciones de sellar la eliminatoria y dejó más espacios en defensa que en la parte inicial.

«Estamos bien por las bandas y nos falta precisar el juego por el interior», señaló Russo

Bajo esta premisa, podemos entender que Millonarios haya insistido tanto por las bandas, centrando muchos balones que buscaban a Del Valle. El entrenador argentino carece de jugadores que potencien el juego interior del colectivo y fue por eso que el equipo se repitió tanto por los costados. No obstante, el gol en una jugada ejecutada por la banda derecha por Núñez, que terminó en un rebote cazado por Duque. El mediocampista, enganchó y sacó un remate que venció a Weverton, figura del partido hasta ese momento.

Millonarios ganó y fue superior a su rival, pero en la tanda de penales volvió a enfrentar a sus demonios y resultó eliminado, como le ha pasado siempre desde que ganó su último título liguero. El proyecto Russo tiene buena pinta, mas tendrá que remar contra la marea para llegar a buen puerto y darle un nuevo sueño al que aferrarse a su hinchada.

8 comments

  1. Resaltar la ausencia de Macalister, que en Brasil demostró ser la pieza fundamental encargada de asociarse en el interior con Duque y Carachito (también ausente ayer), para activar en banda a Quiñones y Maxi. Pese a ello, Russo no hizo uso ni de Kouffaty ni de Arango, quienes a primera vista cuentan con el perfil adecuado para cumplir dicha función.

    Para los hinchas de Millos, intentar ver el vaso medio lleno y pensar que ahora el enfoque va a estar 100% dirigido a la Liga.

    1. Muy de acuerdo, Esteban, la baja de Macalister condicionó todo. Entre los perfiles «distintos», los del juego interior, seguramente sea en quien más confía Russo a día de hoy. Y más que para activar a Quiñones y Maxi, Macalister fue el único que pudo darle otra dinámica al ataque en toda la llave. Ahí me pareció poco competitivo lo del equipo. El diseño de Russo no estaba para remontar un marcador, y eso se paga caro en la Libertadores.

      Respecto a lo de enfocar esfuerzos al torneo local como algo positivo, yo tiendo a creer que aquí la intuición nos engaña. Jugar la Libertadores hace mejores a los equipos. Suma experiencia, competitividad y ambición. No en vano Santa Fe y Nacional han hecho lo que han hecho en torneo local y en Sudamérica. Con esto voy a que los equipos de la Liga que disputan Libertadores tienen un plus.

      Eso sí, lo que le vi en el primer tiempo en Paraná a Millos sí me parece motivo de ilusión. Semejante solidez defensiva tendría mucho sentido en una Liga con arsenales ofensivos de la talla de Junior, Medellín y, por supuesto, Nacional.

      1. Durante el partido fue muy evidente que el equipo necesitaba un segunda punta o al menos un volante que tuviese llegada. Bien Esteban en traer el nombre de Arango porque hubiese sido clave. Hubo jugadas en las que Maxi o Palacios (de quien me gustaría que se hablara más, a mí me ha gustado a grandes rasgos) llegaban al fondo y hacían que Atlético Paranaense se recostara contra el área dejando la segunda línea libre y no llegaba nadie. No puedo creer que Russo no haya visto esto.

        Jugar la Libertadores hace mejores a los equipos, sí, Juan Felipe, pero a mediano plazo, en lo inmediato salvo casos sueltos de plantillas largas, hace elegir una cosa o la otra y Millos tiene una plantilla corta.

        1. Justamente por eso, Julián, es que Maxi pareció que tuvo tan buen partido: como no había nadie en mucho espacio central, podía aparecer por donde quisiese y no estorbaba a nadie porque… no había a quién estorbar. En general, es un jugador que necesita una labor y un espacio delimitado y lo de ayer me pareció algo del contexto.

          Sí, de los cuatro, Palacios es el que mejor impresión me dejó. Qué opinan ustedes?

          Algo que decir de Quiñones? Qué se piensa de él acá? Me parece mucho mejor jugador de lo que Russo intentó, por lo menos ayer y en Brasil, dejarle jugar. A ese sí que yo lo dejaría más suelto.

          1. Maxi tiene uno de los mejores centros del FPC y posiblemente de Suramérica, ayer desde donde fuese y sin importar que estuviese marcado sacaba un centro de peligro, eso ya es suficiente para hacer un buen partido si se es un extremo, Carlos.

            ‘El entrenador argentino carece de jugadores que potencien el juego interior del colectivo y fue por eso que el equipo se repitió tanto por los costados.’ Estoy en desacuerdo con esto. Macalister es uno, Rojas es otro, Duque puede iniciar la jugada por abajo, lo que ya es algo, Barreto y Quiñones han demostrado que pueden ser parte de un engranaje y Arango contra el DIM tuvo buenos momentos jugando ahí aunque más adelantado, así que tenerlos los tiene. Yo creo que es una decisión de Russo no hacerlo.

        2. Claro, dado el desafortunado calendario colombiano (y parece que este año va a ser igual) los equipos terminan obligados a elegir entre lo uno y lo otro. No obstante, hasta esas instancias finales me parece que los equipos que juegan Libertadores adquieren un funcionamiento que se ve reflejado en el torneo local.

          A lo de la observación sobre la zona de rebotes no le quito ni una coma. Coincido plenamente. Eso sí, pensando en el crecimiento de Millos, mis ojos están puestos en esa segunda línea del medio pero no tanto para que lleguen a rematar, sino para que haya una figura que dé juego en el centro en lugar de concentrar tanto el juego por las bandas.

          Por lo que veo ustedes apuestan por Arango.

          1. Pues yo propuse a Arango porque se me hace más atacante que volante y dado que ayer había que marcar más de un gol, me pareció una opción interesante. Pero estoy de acuerdo en que ahí un jugador como Estrada, por ejemplo, sería tremendo. No entiendo en qué estaba pensando Cocca…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *