En una serie evidentemente dispareja, Atlético Junior dejó en el camino a Carabobo Fútbol Club y avanzó a la siguiente fase eliminatoria de la Copa Libertadores. Eso sí, lo hizo con un juego por momentos deleitable que dejó como la noticia más interesante de la llave el nombre de Robinson Aponzá.

Esta vez Aponzá impactó a partir de su trabajo en defensa

El equipo de Alberto Gamero tardó 10 minutos en entrar en el juego, consecuencia de la presión sin tregua a campo completo a la que se atrevió Carabobo. Cuando el desarrollo del encuentro invitaba a Leonardo Pico a apoderarse del cuero, reducir la marcha del envite y poner a jugar al tiburón, fue en Robinson Aponzá que Junior encontró respuesta al frenesí venezolano.

El caucano metió a Junior en el partido a punta de un estado físico dominante, respondiendo a la presión venezolana con más presión. En ataque, los de Alberto Gamero se encomendaron al aguijón de Aponzá, que con su fiera voluntad generó varios centros al área y equilibró la balanza 15 minutos después: no tanto por los centros en sí, pero por el dominio de la zona de rebotes donde Leonardo Pico y James Sánchez se erigieron con autoridad.

Sebastián Hernández puso de su parte en el festival de pases rojiblanco

Así llegó entonces la primera diana currambera, esta vez por un centro de Jonathan Estrada. El plan de Carabobo, cerrar los caminos a un Robinson Aponzá que ya había amenazado en el encuentro de ida con desequilibrar la serie a su favor, se desintegró por completo, y con él la moral venezolana. En adelante el desarrollo del juego sería el que ordenara el tiburón, moviendo en ocasiones el balón con un criterio para el deleite de la grada del Jaime Morón.

Así las cosas, Sebastián Hernández, Leonardo Pico y James Sánchez se juntaron una y otra vez, se gustaron y crearon un circuito de juego incontestable. Eso sí, el 4-0 en el marcador global es fiel reflejo de la escasa oposición que significó el cuadro venezolano para Junior. Seguramente Atlético Tucumán sea un mejor rasero para medir la algarabía currambera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *