Mientras crecía, nuestra generación se acostumbró a ver que el portero colombiano era sinónimo de calidad. Los guardametas colombianos nacidos entre 1965 y 1975, nos hicieron creer eso. Ya no se trataba de la revolucionaria forma de afrontar el juego desde Higuita, sino de que eran muy buenos. Porteros completos, con un estilo marcado por colombianidad y que llegaron lo más lejos que un portero nacional, dadas las condiciones del mercado, podía llegar en su momento. Los Higuita, Niño, Córdoba, Calero, Mondragón, Henao y Julio mantuvieron una competencia sana por el puesto de portero de la selección Colombia y todos, en su momento, tuvieron su oportunidad. Ese legado fue recogido por David Ospina, y bien que le ha hecho honra, pero algo falta en el puzzle. Más allá del nombre del guardameta del Arsenal, el arquero colombiano hoy ha bajado en calidad y caché.

La realidad de la selección es una muestra inequívoca del fenómeno. Hasta su retirada, un Faryd Mondragón cuarentón se configuró como la segunda opción en la portería nacional. Una vez fuera del circuito, los nombres que bailan en el banquillo son los siguientes: David González y Robinson Zapata, los porteros de la fallida selección pre-olímpica de 2004 y que viviesen sus momentos de gloria hace más de una década; Leandro Castellanos y José Fernando Cuadrado, de la misma generación que los dos anteriores aunque su debut en selección nunca haya llegado; Camilo Vargas, de la generación de Ospina, pero sin llegar nunca a consolidarse como una alternativa de primerísimo nivel, y Cristian Bonilla, sobre quien existen dudas monumentales. En el camino, gente como Libis Arenas, Héctor Fabio Landazuri y Luis Enrique Martínez; y por esperar, lo que acontezca con los últimos dos porteros de la selección sub-20, Álvaro Montero y Manuel Arias, de quienes se destaca sobre todo su potentísimo saque, como el de Hugo Tuberquia.

Y no hay más que mirar al rentado nacional. Los dos mejores arqueros del torneo son extranjeros: Franco Armani y Sebastián Viera. Actualmente, hay inscritos once porteros extranjeros para la Liga Águila 2017-I, la mayoría de ellos titulares en sus equipos. Casi el 50% de los arqueros que juegan Primera División cada semana son de afuera. ¿A dónde se habrán ido los arqueros colombianos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *