1- UN MEDIO DE SESENTA METROS

Matheus Uribe tiene veinticinco años y en Nacional ha encontrado por fin su hábitat natural: sesenta metros de campo. Coqueteó en su día tanto con la base de la jugada como con la mediapunta, pero ha sido idea de Reinaldo Rueda la de darle el rol que en su día ocupó Sebastián Pérez en el equipo campeón de la Libertadores, lo que ha desatado un nivel que bien merece la atención de José Pekerman. Matheus parte desde la posición de mediocentro, donde sabe acumular pases a un ritmo de balón nada despreciable, y luego, cuando la pelota avanza a zona de aceleración, gana metros sin balón con armonía y decisión, participando activamente de la danza de posiciones de Atlético Nacional.

En defensa, ofrece brega, recorrido y tranquilidad, virtudes que incluso le dieron vuelo como lateral derecho en reemplazo de Bocanegra. Para Pékerman, que parece que encontró la fórmula perfecta para activar al James centrocampista, pero no el actor adecuado, las cualidades de Uribe podrían venir muy bien. En este amistoso lo podrá ver de muy cerca.

2- ¡ORDEN PARA GUSTAVO, POR FAVOR!

Cuéllar se fue de Colombia siendo, a todas luces, el mediocampista más prometedor del panorama: pases como láseres, físico de trotamundos, personalidad de campeón. Su velocidad de ejecución lo ponía por encima de todos los mediocampo de la liga y llegó su convocatoria con la selección. Interior derecho del rombo flexible y artístico del amistoso contra Perú, se le notó que jugar con la precisión de James y Macnelly es otra cosa, pero dio cátedra de conocimiento del juego y calidad.

Sin embargo, no lo hemos visto mucho más. En Brasil, sus ganas de intervenir en todas las jugadas en todas las alturas han desembocado en un fútbol desordenado que ha obligado a su entrenador a relevarlo a la suplencia. Cuéllar vive el problema de los que son capaces de hacerlo todo bien, pero que deberían centrarse en hacer lo que hacen muy bien. Y no pasa así. Si encuentra orden, Gustavo tiene la calidad posicional, técnica y táctica para hacerse indiscutible junto a Daniel Torres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *