Es por esto que el título de 1973 significó para Nacional la confirmación de que sí tenía el potencial para competir contra el poderío capitalino y caleño. Lo que quizás no estimaba nadie es lo que ocurriría a partir de 1976: el inicio de un viaje de revoluciones y conquistas para llegar al momento de hoy: Japón.

*Recomendamos ver en pantalla completa*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *