Atlético Nacional visitaba una de las plazas más difíciles del torneo, el estadio Defensores del Chaco, y a un rival que en condición de local se hace más competitivo, fuerte y defensivamente impenetrable, Cerro Porteño.

El equipo de Rueda tuvo problemas en la primera parte para tejer líneas de pases entre sus mediocampistas y conectar en el ataque con Miguel Borja, al menos con claridad. Sin embargo, el elenco verdolaga controló el partido. Con la pelota, Nacional no consiguió posicionarse en territorio contrario porque Borja recibía incómodo y rodeado de defensores. Sus toques de espaldas carecieron de precisión y dirección para ir adentrándose en el campo guaraní. Sin esos toques de calidad que suele dejar el ‘9’ de Nacional, el equipo paisa no encontró el camino para posicionarse en campo rival.

Nacional llegó con mayor facilidad cuando contraatacó

Defensivamente hablando, el equipo ‘verdolaga’ no vivió malos momentos – en los primeros 45- porque Cerro Porteño también carecía de fluidez a la hora de atacar y su única ruta era el 1×1 que enfrentaba a su máxima figura, Cecilio Domínguez, y a Mateus Uribe que jugaba como lateral derecho. El habitual mediocentro de Nacional logró controlar al goleador del Ciclón de Barrio Obrero. Uribe lo esperaba y cubría el espacio para no cederle metros para el desborde. Además, las ayudas defensivas de Diego Arias fueron importantes para que Nacional no entregara opciones de encontrar hombres libres por dentro. Su lectura de juego le permitió cortar muchas pelotas por el buen posicionamiento defensivo y además le indicó con claridad cuando ir al costado y realizar coberturas.

Diego Arias viene entregándole equilibrio a su equipo

El partido dio un giro inesperado, más que por el penal cometido por Macnelly, por la expulsión de Borja. La zaga, sostenida por Henríquez pero sobre todo por un nuevamente inspirado Aguilar, sacó todo lo que lanzaron a su área. Felipe recobró nuevamente la confianza en sí mismo y es extraordinario su nivel , ese mismo que le llevó a hacer parte de los procesos de Selección. Atlético Nacional consiguió empatar el marcador con una anotación accidentada pero no volvió derrotado a Medellín porque Felipe Aguilar no lo permitió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *