El barrizal del estadio Metropolitano hizo mella en la semifinal de Copa Colombia, donde Atlético Junior y Deportes Tolima no se sacaron mayor diferencia: no por paridad en su juego, sino por la ausencia del mismo.

El primer tiempo estuvo lleno de pases y escaso de profundidad

Y es que ambos equipos distan mucho entre lo que son y lo que quieren ser. Tanto Giovanni Hernández como Alberto Gamero quieren dominar el balón desde atrás, acumulando suficientes jugadores en la base de la jugada y sumando buena cantidad de pases en su campo. Con todo y eso, al final no progresaban en la parcela rival porque ninguno encontró a sus mediapuntas. Armando Vargas, por Deportes Tolima, y Vladimir Hernández, por Atlético Junior, se ausentaron durante 45 minutos, y con ellos las emociones del primer tiempo.

El cambio de libreto vino por cuenta de Alberto Gamero, que se atrevió a vulnerar la salida de balón de Junior (Alexis Pérez) enviando a la cancha a Ángelo Rodríguez para apretarlo. Ese simple movimiento desató el fuego cruzado, pues ahora el tiburón debía estar dispuesto a prescindir del control para entrar en el vértigo al que estaba siendo obligado.

Ambos equipos asumieron riesgos en la segunda mitad

Giovanni Hernández aceptó la invitación, y en su adaptación a la vorágine estuvo su meritoria dirección de campo. Primero sustituyó a Juan Guillermo Domínguez, lo que significó mayor libertad de movimiento para Vladimir Hernández. Ahí se creció. Luego entregó la batuta a James Sánchez, que en el ida y vuelta es el rey. Si el Junior requiere tres toques para crear peligro, a Sánchez le basta con uno.

Pero el vértigo también puso a prueba a la defensa rojiblanca, que estuvo lejos de ser inmune. Deivy Balanta y Alexis Pérez se vieron superados por el juego de espaldas de Víctor Aquino y Ángelo Rodríguez. Enrique Serje dio muchas concesiones a Armando Vargas, quien recordó a todos que tiene un guante en el pie.

El destino le sonrió al Junior, aunque pudo ganar cualquiera. Por eso en Barranquilla este paso a una nueva final del fútbol colombiano trae cierto sabor amargo. Por eso Giovanni Hernández, finalizado el encuentro, no devolvió las sonrisas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *