El 5 de septiembre de 1993 Colombia goleó a 5 a 0 a Argentina en el estadio Monumental de Buenos Aires. Ese día, Freddy Eusebio Rincón, Carlos Alberto Valderrama, José Adolfo Valencia y Francisco Hernán Asprilla dieron una exhibición sin precedentes que los consolidó como el mejor equipo cafetero de la historia. Sin embargo, muchos de los que no vivieron el encuentro no saben que durante los primeros 40 minutos del juego Óscar Eduardo Córdoba tapó una decena de oportunidades claras de los argentinos, la mayoría de ellas de Gabriel Omar Batistuta. Sin lugar a dudas, aquello fue fundamental para que la historia fuera así y no de otra manera.

Casi 20 años después esa gesta, 18 para ser más exactos, comenzó un nuevo proceso en Colombia. Con Leonel Álvarez en un comienzo y, luego con José Pékerman, la selección entró en estado de gracia y clasificó a un Mundial después de 16 años, llegó a cuartos de final y volvió a plantar cara a sus rivales regionales en las copas América de 2015 y 2016. Fundamentales en todo este proceso James Rodríguez, Falcao García, Camilo Zúñiga y Teófilo Gutiérrez, enrte otros. Y ante esto, en los buenos momento y en los malos también, se erige la figura de David Ospina, que con sus atajadas llevó a la selección a unas semifinales de Copa América después de doce años, salvó a la selección de una goleada histórica ante Argentina, respondió cuando debió hacerlo en Brasil y se ahora aparece para darle vida a Colombia en los momentos difíciles de la eliminatoria.

David Ospina vs. Venezuela en 2011

El 11 de noviembre de 2013, Colombia enfrentó a Venezuela por la tercera jornada de las eliminatorias al Mundial de Brasil. En ese encuentro, jugado en Barranquilla, que terminó 1-1 y puso en duda el rendimiento de los dirigidos en ese momento por Leonel Álvarez, Ospina hizo una de las mejores atajadas de su carrera.

El guardameta sacó un balón de la esquina inferior izquierda después de que Juan Arango cobrara de manera excepcional un tiro libre, como acostumbra a hacer.

Brasil 2014: Colombia vs. Uruguay

El 28 de junio de 2014, Colombia jugó frente a Uruguay en el Maracana. Aquel día, James Rodríguez brilló, anotó y llevó a su selección a los cuartos de final de un Mundial por primera vez en su historia. Sin embargo, hasta cierto punto del encuentro, antes de que el mediocampista del Real Madrid anotara ese recordado gol con el que se ganó el premio Puskas, el combinado cafetero no tenía un partido cómodo.

Los uruguayos, sin Luis Suárez ya fuera del Mundial por el recordado incidente del morisco a Giorgio Chiellini, intentaron anotar, principalmente, con tiros de media distancia, algunos bien dirigidos, otros no tanto, ante los que David Ospina supo reaccionar para mantener su arco en cero. Sus intervenciones cuando el rival envió balones al aéreos al área fueron muy correctas y seguras.

Ospina vs. Argentina en 2015

La Copa América de 2015 mostró una de las versiones más pobres de la Colombia de José Pékerman. A excepción del partido ante Brasil, en el que Carlos Sánchez se exhibió y el equipo de mayores venció por primera vez a la gran potencia regional, los cafeteros tuvieron muchísimos problemas para gestar juego, ser profundos y hacer daño. Si a esto le sumamos que el trabajo defensivo tampoco era eficiente del todo, la adversidad de esta situación no podía ser mayor.

No obstante, David Ospina apareció. Ante Argentina, por los cuartos de final, el antioqueño jugó, sin temor a errar, el mejor partido de su carrera. Sendas atajadas ante Messi, Di María y compañía, le permitieron a Colombia alargar el sufrimiento de ese encuentro hasta los penales, que bajo el contexto deltrámite, fue un premio mucho mayor al que mereció el equipo cafetero.

La atajada de la clasificación de Colombia a semifinales de la Copa América Centenario

Colombia, sin ser claro, dominó el partido de cuartos de final ante la selección peruana en la Copa América Centenario. Sin embargo, en un tiro de esquina al último minuto, un cabezazo de Ramos derivó en una atajada vital de Ospina que condujo el partido a la serie de penales.

Allí, el guardameta del Arsenal inglés detuvo el último penalti de Perú con los pies y clasificó a Colombia a la semifinal de Copa. Ese día se erigió como el héroe de su selección en el torneo continental, en la que quedó de tercero.

Venezuela otra vez

Seguramente, al ver el Colombia vs. Venezuela de la semana pasada, la conclusión sea que un buen James y un hiperactivo Muriel, llevaron a la selección a obtener un triunfo frente a sus vecinos de frontera después de nueve años. El equipo dominó a su rival desde el comienzo y en la segunda mitad arremetió de manera más agresiva contra el rival. Las sendas chances erradas por Bacca, James y demás hubieran hecho del 2 -0 un marcador mucho más amplio.

No obstante, antes de que se acabara la primera mitad, los venezolanos, Josef Martínez específicamente, tuvieron una chance para irse en ventaja en el marcador cuando este iba 0-0. Y, quien si no, David Ospina, volvió a aparecer para salvar a su equipo de un resultado parcial adverso que hubiera podido provocar una situación compleja para el segundo tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *