Dos semanas después de ganar la Copa Libertadores, Atlético Nacional debutó en la Copa Sudamericana con el objetivo de ser el primer equipo en ganar los dos títulos continentales más importantes de la región en un mismo año. El sorteo les puso en el comienzo del camino al Deportivo Municipal de Perú, club que participa por primera vez en un torneo internacional. Con esa meta clara, los dirigidos por Reinaldo Rueda devoraron al rival en el partido de ida, disputado en Lima, con una goleada 0-5 que los deja a un paso de la siguiente ronda.

El último partido que Nacional jugó en Copa Sudamericana fue la final de 2014 frente a River Plate en Buenos Aires

Los peruanos arrancaron el encuentro presionando la salida de los colombianos. Ese trabajo provocó que Farid Díaz, Alexis Henríquez y Francisco Nájera cometieran muchos errores de entrega. Sin embargo, la corrección de los defensores fue inmediata casi todas las veces, razón por la cual los limeños solo tuvieron una oportunidad clara para anotar en ese tramo.

Con el paso de los minutos, la intensidad de la presión de los atacantes de Deportivo Municipal sobre los defensores visitantes fue disminuyendo y el elenco verdolaga se hizo del balón con Macnelly Torres y Matheus Uribe como principales protagonistas. Sin ser del todo claro, el equipo comenzó a recuperar más adelante y explotó la banda derecha, donde Orlando Berrío volvió a ser determinante con sus conducciones y sus gambetas, aquellas que parecen mejorar con el paso de los días. El primer gol de Nacional llega en una jugada de tiro de esquina, provocado por un desborde suyo.

En el minuto 58, Diego Arias descosió el partido con un remate de larga distancia imposible para Aliaga que puso el partido 0-2

A partir de ahí, Macnelly Torres, que venía realizando un encuentro muy correcto, se exhibió. El 10 colombiano comenzó a darle las estocadas finales al equipo peruano con sus pases, que sumados a los movimientos de entrada y salida del área de Ezequiel Rescaldani y a la hiperactividad de Daniel Bocanegra y de Orlando Berrío por la derecha, deshicieron al Deportivo Municipal. Si a esto agregamos que Nacional comenzó a forzar los errores de los defensores locales en salida y que todos sus intentos de gol fueron efectivos, el resultado es una goleada monumental, un 0-5, la mayor victoria de un equipo como visitante en la historia de la Copa Sudamericana.

Los colombianos tienen su objetivo claro en el torneo continental. Reinaldo Rueda comenzó a reconstruir su equipo desde hace un par de semanas y los jugadores ya están adaptándose a su idea. Asimismo, la rotación en partidos de liga le ofrecerá al entrenador vallecaucano más opciones para optimizar el juego de su equipo, que arrancó con el pie derecho su búsqueda por la segunda mitad de la gloria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *