[H]a llegado el momento para que Independiente Medellín obtenga un desenlace deseado, soñado y esperado en una Final del Fútbol Profesional Colombiano. No hay tiempo de mirar de nuevo hacia atrás. Y de haberlo, será única y exclusivamente para adornar la cima de la montaña con una nueva estrella. No se puede dejar escapar; es hoy y ahora. Leonel y su grupo lo saben: quieren como nadie ver titilando la sexta en su escudo.

La cancha del Metropolitano tomó a un Leonel Álvarez en emergencia enviando una señal rotunda a Juan David Cabezas: hay que despertar antes del amanecer para poder disfrutar del mismo. Las fibras emocionales del volante nacido en cantera vallecaucana vibraron ante tal significancia ofrecida por el mandamás del equipo, respondiendo de forma adecuada a un contexto álgido. Venía sin jugar pero su transitar sobre la cancha hizo parecer lo contrario, manejando todo con la serenidad de aquel jugador que saborea las oportunidades como si nunca fuesen a volver.

Cabezas simplificó cada pelota que pudo tocar, liberó al Goma Hernández cuando la dinámica del juego lo indicó, interceptó varios pases, lidió con la sombra de volantes rivales y se armó de valentía y frescura para pisar campo rival en el instante preciso (anotó el gol de la igualdad). Su inactividad y alternancia en los partidos pasó desapercibida. No contemplaba otra forma distinta de dar al traste con un espejismo nocivo que no fuera la de exhibir fortaleza mental en cada paso ejecutado sobre la grama. Pero… ¿qué ha llevado a tal comportamiento? Es difícil dar con una sola respuesta pero algo sí es seguro: Cabezas acudió con el valor de aquel que sabe que la luz al final del túnel es tenue pero latente. Saltó a la cancha repitiéndose a cada instante y de forma maniática la firme convicción de que en el fútbol el mañana se escribe con tinta fresca y propia. ¿Lucirá Independiente Medellín lo reflejado por su volante? No hay otra opción. La tarde en el Atanasio Girardot está por llegar y el manuscrito de la Final está por escribirse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *