La selección Colombia accedió a semifinales de la Copa Centenario después de eliminar a Perú en un partido muy cerrado en el que no hubo muchas oportunidades de gol en los arcos de Ospina y de Gallese, primó el fútbol físico y  los jugadores creativos no pudieron sobresalir. Los dirigidos por José Pékerman superaron un reto complicadísimo, en gran medida, gracias a la gran labor de toda la línea defensiva y de los mediocampistas de primera línea,  que desarticularon los contraataques contrarios durante todo el encuentro.

El primer tramo del encuentro estuvo muy cortado por las faltas. Ambos equipos ejercieron una presión intensa sobre sus rivales en la mitad de la cancha pero no hicieron un uso eficiente del balón cuando lo recuperaron. Sin embargo, Colombia trató de asentarse en campo contrario y atacar por la banda derecha, donde estaban Juan Guillermo Cuadrado y Santiago Arias. Pero casi siempre, por la presión de Perú y las fallas constantes de los carrileros, terminaron en nada los periplos ofensivos de Colombia por esa zona.

Colombia abusó de la banda derecha y utilizó muy poco la zona izquierda

Con el paso de los minutos, Perú sacó a Colombia de su lado de la cancha e intentó atacar por las bandas con Christian Cueva por la izquierda y Andy Polo por la derecha. El balón les llegaba, principalmente, por las recuperaciones del mediocampista Óscar Vílchez, que ganaba balones en todas las zonas del campo y comenzaba a correr hacia adelante. No obstante, la defensa de Colombia evitó que estos ataques fueran productivos. Crisitan Zapata ratificó su gran momento, Murillo hizo cortes de crack, Díaz y Arias realizaron un trabajo correctísimo marcando a los extremos contrarios, Sánchez volvió recuperando balones por doquier y Torres mantuvo el orden, como siempre lo ha hecho.

Pero no todo fue positivo para Colombia en este aspecto. Al equipo le costó un montón salir jugando con el balón a ras de piso y Zapata y Murillo comenzaron a enviar pelotazos a un Carlos Bacca impreciso en el control y a  un Juan Guillermo Cuadrado que era predecible con su regate y perdía el balón.

Si a eso le sumamos que cuando James recibía el esférico no encontraba con quien asociarse. Edwin Cardona pesó muy poco en el encuentro y en lo poco que apareció erró mucho en la entrega.  Daniel Torres y Carlos Sánchez no ofrecieron una línea de pase delante de la línea central y bajo este supuesto el 10 de Colombia tenía que conducir para buscar directamente a Cuadrado o a Bacca y muchas veces no lo logró.

Farid Díaz se proyectó poco en ataque durante el encuentro

El partido se mantuvo igual hasta el final. Los cambios de Gareca y Pékerman no fueron determinantes y los equipos no encontraron profundidad en momento alguno del encuentro. Sin embargo, un cobro de esquina para Perú en el último minuto que culminó en una atajada monumental de David Ospina, quien hizo de Miguel Calero, René Higuita y Óscar Córdoba al mismo tiempo, llevó el encuentro a la definición por penales.

Allí los cobradores colombianos anotaron todos los cobros y Ospina atajó con su pie derecho un remate centrado de Miguel Trauco, que le permitió culminar la noche como el héroe de la clasificación de Colombia a semifinales de la Copa América después de doce años.

5 comments

  1. Carlos Sanchez tuvo un buen partido, pero ese esquema con doble pivote le hace mucho daño a la selección. Se sacrificó muhco en ataque por ganar solidez defensiva, y viendo los posibles rivales en semifinales, cabe pesar que Pekerman seguirá apostando a lo mismo y dejar como herramientas de ataque la velocidad de Bacca y cuadrado al contragolpe.

    No me queda claro que priorizar lo defensivo sea el camino que deba tomar Pekerman, porque ayer fucionó, pero el nivel real de la defensa no fue el que vimos. Zapata y Murillo pueden dejarte una actuación excelente como ayer, pero son muy proclives al fallo y por ahí se pueden ir las opciones en Copa América y eliminatorias.

    1. Yo a lo de Julián no le quito ni una coma. Me adhiero completamente a todo lo que dice. Y ante la última duda, yo le sumo otra: ¿Colombia tiene contraataque? Si a Bacca le había faltado explosión en la arrancada, ayer se vio quedado en velocidad. Está sin piernas. Por otra parte está Cuadrado. Hay que activarlo más para apostarle a la contra. Y yo, por ahora, no veo que suceda.

    2. Yo también coincido con Julián, pero tampoco creo que haya otra opción. Con lo que tiene a día de hoy y viendo el torneo que está haciendo Pérez, Pekerman está piloteando la situación lo mejor posible. En las eliminatorias para solucionar uno de los mayores problemas que estamos teniendo, y que Jorge menciona como es la distribución de la pelota, no dudaría en llamar a Cuéllar.

  2. Yo tengo que discrepar con Julián. A mí sí me parece que para montar y asentar un modelo de juego se debe empezar por la parte defensiva. Si lo primero se consolida, el segundo paso es moldear el sistema ofensiva. Pékerman ha hecho bien en darles esa opción a James y Cardona de permutar. Pero sin salirme del tema, habla muy bien que 4 de los 5 mejores jugadores de la Selección en la Copa América sean Ospina, Zapata, Murillo y Torres. El otro nombre no cabe la duda. Y no son sólo notas individuales, sino colectivas. Ayer Jeison supo posicionarse como falso pivote para cortar contraataques peruanas y sacar a Colombia con sus conducciones, único argumento consistente en salida de balón. Lo mismo Zapata, que está minimizando al máximo sus pérdidas. Hay base.

    En cuanto a la desconfianza de Cristian Zapata y Jeison Murillo, yo no la tendría. Si no han fallado en las primeras citas, donde suelen hacerlo, menos en las grandes, donde se hacen más inmensos. La temporada de ambos puede traer dudas, pero con la camiseta de la absoluta se disfrazan de héroes. Es así.

    Por último, debo coincidir con Julián y Juan: hay que mostrar una eficaz transición defensa-ataque. De aquí en adelante pueden venir México, Chile o Argentina, rivales que asumirán la iniciativa del partido. Si partimos de esa premisa, Colombia se quitará un peso de encima, sobre todo si Daniel Torres y Carlos Sánchez continúan como pareja de pivotes. Es allí donde Colombia lanzará y correrá más, demandando las piernas de Bacca y el zigzagueo de Cuadrado. No dudo de los lanzadores; sí de los que comandan la transición.

    1. Para el partido contra Chile, Pek repite formación. Me parece que tiene sentido renunciar a la salida de balón jugado ya que la presión de la Roja nos dejaría en evidencia. Queda entonces apostar por el juego directo a Bacca y a Cardona en Banda, ahí me queda sobrando Cuadrado, no lo veo acertado ni conduciendo ni lanzando en contragolpe, usaría a uno de los Morenos para potenciar contragolpe o por Celis para pelear las segundas jugadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *