El 2016 está siendo inolvidable para Atlético Nacional: título de Superliga y semifinales de Copa Libertadores y Liga Águila.  Si a eso le sumamos que el equipo ha mostrado un rendimiento superlativo en algunos momentos del curso y varios jugadores de la cantera se han sumado con éxito al primer equipo, el balance es bastante positivo. Sin embargo, los dirigidos por Reinaldo Rueda pasan por sus horas más bajas de la temporada. Uno de los factores determinantes para explicar esta situación es la ausencia de siete jugadores, seis de ellos en la Copa América y el otro en el Santos de Brasil, su nuevo equipo.

Bajo esta circunstancia, Nacional ha tenido que reinventarse y ese proceso, hasta ahora, ha sido traumático.  Ante Rionegro Águilas, por el encuentro de vuelta de los cuartos de final de la Liga, se evidenció. Al equipo le está costando producir oportunidades y eso va de la mano del tipo de jugadores con los que cuenta Rueda. El conjunto verdolaga ya no puede mantener el ritmo frenético que le daban los toques de primera intención de Alejandro Guerra y Sebastián Pérez.

Por otra parte, Reinaldo Rueda ha optado por darle a Alexander Mejía el control de una parte muy grande del terreno que él no puede controlar solo. Ahí Nacional sufre porque si un rival se sitúa entre líneas, tiene un campo de acción amplio. Ejemplo de ello fue Edinson Palomino, que siempre recibió de cara a los centrales y generó peligro.

Franco Armani, una vez más héroe

Sin embargo, en una noche muy oscura,  Franco Armani trajo la luz y volvió a imperar, como ya lo había hecho en el Gigante de Arroyito. Ante la más adversa de las circunstancias, que se dio cuando Nacional empató y Rionegro, con un jugador más en cancha, arremetió contra su arco, el guardameta se puso el traje rojo y apagó todos los incendios que pudo. Luego, en la tanda de penales, el portero atajó tres de los siete penales que el rival cobró.  Si el equipo logra reinventarse será en gran medida gracias al aire que el argentino le dio con sus últimas actuaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *